Detienen a taxista por el plagio de 5 empleados

Aún falta capturar a otros cuatro involucrados en el secuestro de los trabajadores de un negocio de la colonia Del Norte, en el municipio de Monterrey. 
El presunto secuestrador fue identificado como Juan Romero Mireles, de 38 años de edad.
El presunto secuestrador fue identificado como Juan Romero Mireles, de 38 años de edad. (Yadith Valdéz)

Monterrey

Elementos de la Agencia Estatal detuvieron a un taxista como participante en el plagio de cinco empleados de un negocio de la colonia Del Norte, a quienes por fortuna lograron rescatar y buscan a otros cuatro involucrados en el hecho.

El presunto secuestrador que está a disposición del agente del Ministerio Público que investiga el caso fue identificado como Juan Romero Mireles, de 38 años de edad.

Romero Mireles fue detenido 'in fraganti' por los ministeriales que lo sorprendieron cuando transportaba a las cinco víctimas, a tres de la cuales llevaba en la cajuela del vehículo de alquiler que le aseguraron.

Tras ser rescatados, los afectados reconocieron al trabajador del volante como uno de los sujetos que minutos antes de ser detenido los había secuestrado en su lugar de trabajo.

Los denunciantes, dos mujeres y tres hombres, aseguraron que en el plagio participaron otros cuatro sujetos, tres de los cuales escaparon en una camioneta Nissan Estaquitas color blanco, propiedad de la empresa, la cual está desaparecida.

A las mujeres afectadas las obligaron a abordar el taxi, mientras que a sus compañeros los ocultaron en la cajuela del vehículo, el cual iba custodiado por los prófugos que robaron la camioneta y quienes antes de salir se pusieron chalecos de la empresa para hacerse pasar como empleados.

Trascendió que aunque apoyaban las acciones del ruletero, los prófugos no se percataron que no habían cerrado bien la cajuela del taxi y que los investigadores estatales, por casualidad, circulaban por las avenidas Plutarco Elías Calles y Adolfo López, en el municipio de Guadalupe, alcanzaron a observar a uno de los plagiados, por lo que le marcaron el alto a la unidad de alquiler.

Ese movimiento, lo aprovechó uno de los secuestradores para escapar y la afectada que corrió al negocio de pollos a pedir ayuda.

Por lo que ahora, mientras sus cómplices evaden la acción de la justicia, Juan Romero Mireles deberá enfrentar los delitos que le resulten.