Detienen a sujeto señalado de abusar de cinco menores

El presunto agresor les daba dinero a los niños a cambio de que se dejaran tocar sus genitales, y para que no lo denunciaran los amenazaba de muerte .

Guadalajara

Con el pretexto de hablarles de Dios, Jorge Mario King invitaba a su casa a los niños del edificio donde vive en la colonia Miravalle para aprovecharse de ellos, según testimonios que dieron cinco menores a la policía de Guadalajara, tras la detención del hombre.

Los niños aseguraron a las autoridades que una vez dentro del departamento, Mario King les daba dinero a cambio de que se dejaran tocar sus genitales, sin embargo, ayer los padres de los pequeños solicitaron la aprehensión a los uniformados tapatíos. 

Martha Janeth García Gutiérrez, madre de uno de los cinco menores que presuntamente fueron agredidos sexualmente, -cuyas edades van desde los 8 hasta los 11 años-, presume que su hija era ultrajada desde hace tiempo, pero que la menor nunca comentó nada, ya que el presunto violador la tenía amenazada con matarla si decía algo; la misma advertencia les hizo a los otros cuatro niños.

“A mí me pegó y me agarró mis partes y me dijo que me iba a matar a mí. Sacó una pistola y me dijo que me iba a matar, y dijo que si les decíamos a nuestras mamás que a ellas también las iba a matar”, comentó una de las menores.

Pero Mario King, de 48 años de edad, presuntamente no se conformaba con tocar las partes íntimas de las niñas, sino que también las agredía físicamente.

“Me comenzó a golpear, y a ellas también [señaló a las otras niñas], a mí me golpeó la cabeza contra el suelo varias veces”, aseguró otra de las ofendidas.

El señalado negó las acusaciones en su contra, se defendió diciendo que él quiere mucho a los niños, y que por eso invitaba a los pequeños a pasar a su casa ubicada en la calle Alberto Villaseñor, en donde les daba dinero a cambio de que los infantes le trajeran cosas de la tienda o tiraran su basura.

“Yo quiero mucho a los niños, yo les comencé a ayudar porque yo decía: ‘cada peso que le dé a cada uno de los niños, espero que alguien se los dé a mis hijos’. Siempre, siempre yo ayudaba a los niños”, comentó el detenido.

El presunto violador, quien se identificó como pastor evangélico de una iglesia cristiana, dijo trabajar como guardia de seguridad privada en una galería de arte propiedad de Leonardo González Carranza, jefe del departamento jurídico de Contraloría municipal del ayuntamiento de Guadalajara.

Mario King informó a las autoridades que para obtener el dinero que les regalaba a los niños recolectaba en la calle botes de aluminio y otras chatarras que luego vendía.

Por lo pronto, el supuesto violador fue puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado (FGE) para ser investigado y se determine su situación legal.