Detienen a salesiano por el delito de pornografía infantil

En un comunicado, la Provincia de Nuestra Señora de Guadalupe de México Sur manifestó su extrañeza por "la llegada y entrada a una de nuestras obras en la Ciudad de Puebla"

Puebla

El sacerdote salesiano Henry David Betancourt Morales fue detenido por Policías Ministeriales Federales vinculado a delitos relacionados con pornografía infantil, aunque las autoridades federales y eclesiásticas se negaron a confirmar las acusaciones.

La delegación en Puebla de la Procuraduría General de la República (PGR) por medio del área de prensa confirmó la detención de Betancourt Morales; sin embargo todavía falta una investigación por resolverse por lo que no se dio más información sobre el caso.

Betancourt Morales fue detenido por elementos de la Policía Ministerial Federal en cumplimiento a una orden de aprehensión obsequiada por del juzgado cuarto de distrito dentro del proceso penal 3/2014, señalaron versiones extraoficiales.

El clérigo fue detenido durante la madrugada del jueves tras un cateo en el oratorio San Juan Bosco, ubicado en la 17 Poniente y 5 Sur del centro de la ciudad, a donde llegó un operativo de agentes federales quienes se encargaron de la detención.

Luego de su detención, el clérigo fue llevado a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en la Recta a Cholula y luego de su remisión fue trasladado al Centro de Reinserción Social de San Miguel en donde fue recluido, mientras el juez determina su situación jurídica.

La detención del presbítero fue confirmada por la organización de Salesianos MEM, por medio de su vocero y abogado del detenido, Daniel Beltrán, quien señaló que sólo una persona fue detenida por las autoridades federales y que no habrá una postura hasta que se emita una resolución sobre la situación jurídica de Betancourt Morales.

"Está detenido en este momento y está por resolverse su situación jurídica, no puedo dar más detalles para no entorpecer las investigaciones".
Señaló que la organización católica emitió un comunicado sobre los hechos y esa sería la única postura.

El comunicado de un párrafo puede leerse en la página de internet www.salesianosmem.org en donde la organización señaló que les causó extrañeza las investigaciones de las autoridades federales:

"Los salesianos de la Provincia de Nuestra Señora de Guadalupe de México Sur manifestamos nuestra extrañeza nuevamente por la llegada y entrada a una de nuestras obras en la Ciudad de Puebla por parte de las autoridades de la PGR y la detención de uno de los hermanos sacerdotes miembro de esta comunidad."

Aseguraron que se desconocen las causas de la detención del clérigo y que están dispuestos a colaborar en las investigaciones.

"Manifestamos ante la opinión pública que desconocemos el móvil de este procedimiento y continuamos mostrándonos dispuestos a colaborar con las instancias oficiales en todo lo que sea posible. Debido a que el proceso legal se está llevando a cabo, a fin de no obstruir su curso y de evitar especulaciones erróneas, informamos que nos abstendremos de hacer declaraciones de cualquier índole en tanto no se emita un dictamen oficial sobre este procedimiento".

De acuerdo con los primeros reportes Betancourt Morales era el encargado del Oratorio San Juan Bosco.

LOS INVESTIGAN DESDE 2013

Cabe recordar que el 22 de febrero del año pasado elementos de la Policía Federal Ministerial catearon el inmueble en donde fue detenido Betancourt Morales y otro ubicado en la 78 Poniente entre la 9 y 11 Sur sin que se dieran a conocer los resultados de la operación.

Cirilo Valdés Vera, quien es el encargado general de los oratorios señaló que no hubo personas detenidas y que los uniformados catearon durante varias horas el inmueble sin que supieran exactamente lo que buscaban.

Sin embargo señaló que se llevaron equipo de cómputo y se revisó el inmuebles por lo que había la sospecha de que la investigación era en torno a pornografía infantil.

Además de que en los interrogatorios se les hicieron preguntas sobre ese tema, sin embargo señaló que no encontrarían nada ilegal y que las únicas fotos de niños que había eran de credenciales de niños que eran apoyados en el lugar.

Los sacerdotes que se encontraban en el lugar no pudieron salir del inmueble desde la madrugada y fue hasta el medio día que los elementos se retiraron del lugar.

Valdés Vera señaló que durante el cateo los policías se llevaron un revolver que conservaba pues era un recuerdo que le dejó su padre.

Nicolás Aguilar, el cura acusado de abuso que nunca fue detenido

Han pasado poco más de 27 años que fueron denunciados los abusos sexuales del sacerdote Nicolás Aguilar Rivera en contra de menores de edad y hasta estos días hay personas que recuerdan este caso que no solo inquietó a los familiares de las víctimas en su mayoría procedentes de poblaciones de esta región, sino a personas que aún radican en la inspectoría de San Vicente Ferrer, donde ocurrieron la mayoría de los casos.

Los habitantes de esta pequeña población localizada al norte de la ciudad aún recuerdan este vergonzoso caso que trascendió hasta el Vaticano, donde Sergio Sánchez junto con otras víctimas decidieron llevar el juicio para demandar justicia en contra del clérigo, quien a pesar de estar demandado penalmente en esta ciudad y en Los Ángeles, nunca fue detenido.

El abuso sexual que se conoció en la segunda mitad de la década de los ochenta cuando era obispo de esta diócesis Norberto Rivera Carrera quien a decir de sus familiares  no mostró interés por apoyarlos en el proceso penal que se inició en contra del prelado y que fue registrado con  el número 6/1998 por los delitos de “ataques al pudor”.

De acuerdo a versiones que se dieron en esta inspectoría, fueron cerca de 60 menores de edad los que sufrieron abuso sexual de Aguilar Rivera, de estos solamente los familiares de unos ocho procedieron a presentar denuncia penal en contra del sacerdote, entre ellos Sergio Sánchez, que es el único  quien esporádicamente visita la población porque el reside en Estados Unidos.

De los demás se desconoce su ubicación y de sus familiares, ya que estos emigraron con rumbo desconocido. Este caso de pederastia no sólo involucro de manera directa al entonces obispo de Tehuacán y ahora arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, sino también a sus sucesores Mario Espinosa Contreras, hoy obispo en Tepic, y a Rodrigo Aguilar Martínez, actual responsable de esta diócesis, quienes en varias ocasiones fueron llamados a comparecer a la corte de Los Ángeles, California por el juicio que ahí se llevaba en contra del cura que también en ese estado americano cometió abuso sexual en contra de varios menores de edad.

En el 2011, Aguilar Martínez solicitó dos amparos contra la Secretaría de Relaciones Exteriores para evitar que él y sacerdotes de esta diócesis acudieran a declarar a la Corte Superior de los Ángeles, California por los abusos sexuales de Nicolás Aguilar en contra de menores de edad.

En ese entonces el prelado diocesano declaró “no queremos evadir la justicia, sino seguir el camino de la justicia y hemos solicitado dos amparos, no se ha negado ninguno de ellos, están en tramitación, lo que hubo fue una suspensión definitiva del primero, pero son dos diversos casos  en relación a la misma persona”, dijo.

A Nicolás Aguilar Rivera le fueron retirados sus deberes en el 2009 por la Santa Sede, al aprobar remover su estado clerical por ser un sacerdote que ha estado acusado por abuso sexual en contra de menores de México y Estados Unidos.

El obispo de esta diócesis en diversas ocasiones ha reiterado que desconoce el paradero de Aguilar Rivera, a quien asegura no han visto en esta región.

Arquidiócesis de Puebla se deslinda del religioso

La arquidiócesis de Puebla se deslindó del sacerdote salesiano, Henry David Betancourt Morales, quien fue detenido la madrugada de este jueves en el oratorio San Juan Bosco ubicado en el centro de la ciudad de Puebla.

Tras la detención y ante las versiones extraoficiales señalan que se trata de una investigación por pornografía, la arquidiócesis de Puebla destacó que es competencia de la Congregación de San Juan Bosco atender la situación del clérigo.

“Por este conducto informamos que el Padre Henry Betancourt, S. D. B.,  pertenece a la congregación de san Juan Bosco (Salesianos), por lo tanto es competencia de sus superiores correspondientes atender su situación legal. Ellos han decidido asignar como abogado y vocero al Lic. Daniel Beltrán. Sin otro asunto por el momento quedamos a sus órdenes”, expresó la diócesis a través de un comunicado.

En febrero de 2013, después de que los elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) se llevaron computadoras y equipos electrónicos tras los operativos realizados en los Oratorios Salesianos de la capital, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, explicó que esperaba que las autoridades dieran a conocer el motivo de las acciones y los resultados de las investigaciones.

Señaló que a través de los sacerdotes pertenecientes a la congregación de Don Juan Bosco se enteró que a partir de una llamada anónima se realizaron los operativos en los Oratorios como el ubicado en la 17 poniente número 306, en colonia El Carmen.

“En el fondo desconozco el motivo de dicho operativo pero los padres en todo momento estuvieron dispuestos a colaborar y yo estaré atento al resultado de las investigaciones para saber la causa del mismo, para saber el motivo del operativo”, comentó Sánchez Espinosa hace casi un año

SEGUNDO ESCÁNDALO ENVUELVE A LA ARQUIDIÓCESIS

En 30 años como arzobispo de Puebla, Rosendo Huesca Pacheco, fue el primero en ser envuelto en un escándalo relacionado con la protección y encubrimiento del cura Nicolás Aguilar, acusado de abuso sexual a más de 90 niños en los países de Estados Unidos y México.

Según investigaciones difundidas en años anteriores por autoridades judiciales, el propio obispo Norberto Rivera, cuando era párroco en la diócesis de Tehuacán, también protegió a Norberto Aguilar.

Víctor Sánchez Espinosa es el segundo arzobispo que de forma consecutiva se ve implicado en casos de curas agresores de menores de edad. Eso luego de la detención de un sacerdote del oratorio de San Juan Bosco.

El 24 de febrero de 2014, dos días después del operativo que llevó a cabo en San Juan Bosco –en la ciudad de Puebla- la Policía Federal y al Procuraduría General de la República, Sánchez Espinosa descartó la posibilidad de que los curas de ese oratorio estuvieran involucrados en pornografía infantil.