Detienen a dos líderes de tala ilegal de árboles en Chiapas

Además son acusados de secuestro, delitos contra de servidores públicos, daños, robo con violencia y lesiones, dijo la PGJE.

Chiapas

Con el saldo de dos policías secuestrados y golpeados, la Procuraduría de Justicia de Chiapas logró la captura de dos peligrosos talamontes integrantes de la banda denominada “Los Camarones” que operan en la zona Altos del estado.

A través de un comunicado, la dependencia estatal informó que los detenidos son los indígenas Gregorio Gómez Jiménez y Domingo Díaz Jiménez, quienes lideran a unas 26 familias dedicadas a la tala ilegal de árboles en una zona de influencia zapatista de alrededor de mil 800 hectáreas.

Ambos enfrentarán cargos ante el Juzgado Segundo del Ramo Penal con sede en “El Amate”, por los delitos de privación ilegal de la libertad en su modalidad de plagio o secuestro, delitos cometidos en contra de servidores públicos, daños, robo con violencia y lesiones, dijo la PGJ.

Esa instancia procuradora de justicia mencionó que fueron retenidas por varias horas dos personas, quienes fueron agredidas físicamente y posteriormente libradas tras un pago de 80 mil pesos en efectivo.

Informes de la comunidad de Mitzitón señalan que los secuestrados son policías estatales, quienes fueron interceptados cuando circulaban en un vehículo en las inmediaciones donde se realizó el operativo de aprehensión de los indígenas.

Al momento de su captura este miércoles a las 14:00, momento en que viajaban a bordo de una camioneta marca Chevrolet, tipo americana, les fue asegurada un arma de fuego tipo escuadra.

El conflicto con “Los Camarones” data desde el 2009, cuando unas 26 familias arribaron a esa zona para iniciar una colonia, desforestando la selva para construir sus viviendas, aunque posteriormente fueron acusados por las comunidades tsotsiles del lugar de seguir con las prácticas destructivas para comercializar madera ilegalmente.

La falta de respuesta de la procuraduría chiapaneca ante las denuncias y el fracaso de las negociaciones del entonces coordinador de asesores del actual gobierno, Eduardo Zenteno con los grupos en pugna, provocaron enfrentamientos con los presuntos ecocidas, obligando a las comunidades a crear la Policía Comunitaria Ecológica; hombres armados con machetes para evitar la deforestación.

En el conflicto estarían involucrados grupos evangélicos y presuntos simpatizantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZN).