Detienen a otro implicado en crímenes de Narvarte

Es uno de los cinco ex uniformados de las SSP que cometieron actos de tortura luego de una balacera con presuntos delincuentes el 19 de noviembre de 2011 en el barrio de Tepito.
Los manifestantes colocaron algunas imágenes de tres de las cinco víctimas de la Narvarte.
(Jesús Badillo)

México

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal capturó al ex policía capitalino Abraham Torres Tranquilino, presunto responsable del homicidio de cuatro mujeres y del fotógrafo de la agencia Cuartoscuro Rubén Espinosa Becerril, crimen cometido en un departamento de la colonia Narvarte el pasado 31 de julio.

Torres es uno de los cinco ex policías que participó en actos de tortura tras una balacera con presuntos delincuentes el 19 de noviembre de 2011 en el barrio de Tepito, incidente que dejó dos personas muertas.

Asimismo, Daniel Pacheco Gutiérrez, otro de los detenidos por el caso Narvarte, declaró que Abraham mantenía una relación sentimental con la colombiana Mile Virgina Martín, una de las víctimas.

El procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, informó de la detención del ex agente de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, la cual se realizó en la delegación Iztapalapa, alrededor de las cinco de la tarde de ayer.

Indicó que el probable responsable tiene  24 años de edad y reside en la Ciudad de México.

“Es importante destacar que dicha persona cuenta con antecedentes penales, ya que en 2011 fue consignado por tortura y sentenciado por la comisión del delito de ejercicio indebido del servicio público, por lo que la autoridad jurisdiccional lo sentenció a purgar una pena de 4 años ocho meses de prisión, obteniendo su libertad el 29 de octubre de 2012 por condena condicional”, agregó el funcionario.

Ríos dijo que en las próximas 48 horas el Ministerio Público determinará el grado de participación de Torres en el asesinato de Nadia Vera, la maquillista Yesenia Quiroz Alfaro, la empleada doméstica Olivia Alejandra Negrete Avilés, Rubén y Mile, y a partir de su declaración se definirá su situación jurídica.

El procurador subrayó que la dependencia mantiene abiertas todas las líneas de investigación iniciadas, hasta el total esclarecimiento de los hechos.

LO INVOLUCRAN

Daniel Pacheco, quien está preso como presunto responsable del crimen, rechazó haber participado en el asesinato, pero aceptó que convivió con las víctimas.

De acuerdo con su declaración ministerial rendida el 5 de agosto de este año, Pacheco dijo que el pasado 31 de julio acudió al departamento 401 de la calle Luz Saviñón 1909, colonia Narvarte.

Junto con él estaban sus amigos José Abraham (acomodador de coches, y del que dijo cree que fue policía) y Omar (malabarista callejero). Pacheco, quien se dedica a pulir autos, dijo que ese día acudieron por invitación de Abraham.

Pacheco dijo que llegó al lugar con Abraham, mientras que Omar lo hizo por su lado y ya los estaba esperando afuera de su vehículo.

Según el relato del detenido, en el departamento se encontraba Mile, a quien también conocían como Nicole, además de dos hombres más y tres mujeres. Después llegó la empleada doméstica.

Daniel, quien está sujeto a proceso por los delitos de feminicidio, homicidio y robo agravado en pandilla, aseveró que tuvo relaciones sexuales con una de las víctimas.

Asimismo, afirmó que después abandonó el departamento y aguardó a sus amigos en el pasillo del edificio. Cuando salió Abraham, éste le dio una mochila para que se la llevara, la cual tomó, porque sabía que el acomodador de coches tenía una relación sentimental con Mile.

:CLAVES

LA DECLARACIÓN

Daniel Pacheco declaró que dos días después se enteró del crimen a través de las noticias, por lo que llamó a Abraham y a Omar; el primero le dijo que no se preocupara, mientras que el segundo, le dijo que no sabía nada.

El 19 de noviembre de 2011, el policía Fidencio Fuentes y su compañero trataron de detener a los delincuentes que momentos antes habían robado a un comerciante en Tepito.

Los presuntos delincuentes se encontraban en el número 21 de la calle Tenochtitlán, sitio reconocido por las autoridades como punto de venta de droga. En dicho lugar, cinco policías participaron en actos de tortura.