Detienen en Morelos a cinco secuestradores

Los presuntos delincuentes no rebasan los 20 años de edad y su modus operandi era obtener el rescate, liberar a sus víctimas y posteriormente extorsionarlas para no hacerles daño otra vez.

Cuernavaca

Cinco integrantes de una célula criminal dedicada al secuestro y a la extorsión en Morelos fueron detenidos por elementos de la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública del estado este fin de semana, cuya principal característica es que ninguno de sus integrantes supera los 20 años de edad.

Los sujetos detenidos son responsables de varios secuestros en toda la entidad, sin embargo, otra de sus características es que obtenían el rescate, liberaban a sus víctimas y posteriormente las extorsionaban para no seguirles dañando.

De acuerdo con los primeros reportes, los detenidos fueron encontrados en posesión de un vehículosVW Jetta color rojo con placas del Estado de México, una motocicleta Honda con placas del estado de Guerrero, droga y varios teléfonos celulares, cuyos detalles serán dados a conocer en las próximas horas por las autoridades.

Los detenidos son Jonathan Giovanni Pérez Baena, identificado como “El Albín”, de 18 años de edad, originario del Estado de Morelos. Este sujeto se encargaba de planear los secuestros, así como de “levantar” a las víctimas; participaba en los cobros y en las extorsiones a los plagiados. De igual manera se dedicaba a la venta y distribución de droga.

Héctor Uriel Pérez Ortiz, conocido también como “El Chano” tiene 20 años de edad, es originario del estado de Morelos. Él participaba en el plagio de las víctimas, en los cobros del rescate y en las extorsiones.

Fredy Arce Gutiérrez, de 18 años de edad, originario del estado de Morelos; participaba en el plagio y cuidado de las víctimas.

Luis Alberto Lara Barrera, alias “La Botarga”. Morelense, tiene 20 años de Él fungía como “halcón”, vigilando e informando los movimientos de las corporaciones policiacas.

Arturo Izquierdo Gil, de 20 años de edad, es originario del estado de Morelos. Su función era la de cuidar a las víctimas y participaba en los cobros.

Todos los asegurados y los objetos decomisados, fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR).