Determina SCJN nuevos criterios en casos de violencia familiar

La Suprema Corte estableció que en los casos que involucren los derechos de personas de un grupo vulnerable se puede ordenar más pruebas que las aportadas por las partes.
La SCJN analizó la aprobación del rastreo de celulares de delincuentes
(Cortesía)

Ciudad de México

La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que en aquellas controversias de violencia familiar donde estén involucrados los derechos de las personas que pertenezcan a un grupo vulnerable, el juzgador puede ordenar que se desahoguen más pruebas que las aportadas por las partes.

A propuesta del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, el máximo órgano de justicia en el país resolvió el amparo directo en revisión 4398/2013, en el que es argumentó que los que se busca determinar la verdad de los hechos en casos de estos grupos vulnerables como los adultos mayores.

Se señaló que los adultos mayores constituyen un grupo vulnerable que merece especial protección por parte del Estado, ya que su avanzada edad los coloca, en muchas ocasiones, en una situación de dependencia familiar.

"La discriminación y el abandono son los principales obstáculos que se deben combatir a través de la protección reforzada de sus derechos", precisaron.

En el asunto, una señora de 77 años demandó el desalojo de su hermano de 82 años, con el cual comparte el domicilio; sin embargo la Primera Sala estimó que en el caso no se configuró una situación de violencia familiar sino un conflicto que les genera igual estrés y angustia a ambas partes.

No obstante, para proteger de manera adecuada los derechos de los dos hermanos, se ordenó que recibieran terapia psicológica para ayudarles a afrontar la situación que enfrentan, así como que un trabajador social los visite frecuentemente para vigilar que se respeten sus derechos.