Detectan en EU nueva modalidad de 'blanqueo'

Según el Departamento de Estado, realizan depósitos menores a 10 mil dólares y luego transfieren el dinero a empresas mexicanas.
Documentos que describen las operaciones de las bandas criminales.
Documentos que describen las operaciones de las bandas criminales. (Especial)

México

Pese a las medidas restrictivas en Estados Unidos y México para evitar el lavado de dinero, los cárteles de la droga penetraron el sistema financiero estadunidense, ya que ahora reciben sus ganancias por venta de narcóticos a través de "cuentas embudo", es decir, dinero que es enviado a empresas mexicanas, que sirven de fachada para esas actividades ilícitas.

Así lo revela una alerta emitida el pasado 28 de mayo por la Red de Control de Crímenes Financieros (FinCen, por sus siglas en inglés), del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en la que se señala que los delincuentes encontraron en esa nación y en México la manera de seguir con el blanqueo de activos mediante transacciones comerciales.

Por esa razón, la FinCEN asesora a instituciones crediticias estadunidenses, debido al aumento en el uso de "cuentas embudo", que son operaciones financieras que no superan 10 mil dólares.

Según la Red de Control de Crímenes, se trata de cuentas individuales o de negocio que se pueden abrir en Estados Unidos y en otras regiones del mundo.

En esas cuentas se reciben múltiples depósitos en efectivo, a menudo en cantidades menores al umbral del registro de caja, de la que se extraen los fondos en un área geográfica diferente a la del depósito, en cuestión de horas. En México el dinero puede llegar en pesos o dólares.

En 2010 el gobierno mexicano impulsó leyes que limitan los depósitos de dinero en efectivo; meses después amplió las restricciones para incluir los depósitos en efectivo realizados en casas de cambio y corredurías (casas de bolsa).

Por su parte, en 2011 y 2012 la FinCEN emitió dos avisos que detallaban el aumento en el uso de las "cuentas de embudo", una técnica empleada para mover fondos ilícitos a raíz de restricciones a la moneda.

La Red de Control de Crímenes Financieros mencionó que a partir de información policial y documentos sobre actividades sospechosas, cuentan con datos para asegurar que las organizaciones criminales de México emplean "cuentas embudo" para mover recursos ilícitos.

Indicaron que las agrupaciones delictivas utilizan cuentas para financiar la compra de bienes por medio de operaciones comerciales.

Algunas de las formas en que se pueden llevar a cabo estas operaciones financieras, explicó la dependencia de Estados Unidos, es por medio de las cooperativas de crédito que no tienen una presencia nacional en ese país, sino "ramificaciones compartidas", motivo por el que pueden ser vulnerables.

También existen los denominados "corredores de dinero o corredores de pesos", que son terceras personas que tratan de adquirir las ganancias de la droga que envían los cárteles mexicanos a Estados Unidos.

Los pasos típicos de actividad de las "cuentas embudos" incluyen al propietario de un negocio en Estados Unidos o en otro país, quien participa con los representantes de una organización delictiva.

Después de una serie de depósitos en cuentas bancarias, un intermediario realiza transferencias electrónicas de la "cuenta embudo" , dinero que también se utiliza para la compra de bienes que pueden ser enviados al extranjero para su venta.

Una vez que los bienes adquiridos llegan al país de destino y se venden, el producto de la venta se recibe en moneda de esa nación y se transfiere para el tráfico de drogas o otras actividades.

Boletinados

-Durante 15 años el Departamento del Tesoro boletinó a cientos de personas y empresas que guardan presunta relación con el narcotráfico o el terrorismo.

-En ese lapso ha ordenado congelar las cuentas de 321 mexicanos y 207 empresas en territorio nacional que se constituyeron con ganancias del tráfico de drogas.

-Esos avisos sobre criminales será usada por la Secretaría de Hacienda para alertar a los mexicanos que se abstengan de hacer negocios con sospechosos.