Despiden a tres mandos policiales de Guadalajara

El alcalde le solicitó sus renuncias a Carlos Mercado Casillas, Alfredo Jiménez y José de Jesús de Anda Zambrano; ingresa José Ángel Campa Molina.

Guadalajara

El alcalde de Guadalajara, Ramiro Hernández García, informó ayer que pidió la renuncia al secretario de Seguridad Ciudadana, Carlos Mercado Casillas, después de identificar, en la investigación que ordenó, las omisiones y errores que abonaron a los hechos ocurridos el sábado pasado después del partido Atlas-Guadalajara, en el estadio Jalisco.

Como encargado de despacho fue nombrado el comandante José Ángel Campa Molina, quien se desempeñaba como titular de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara.

Además del cabecilla de la Seguridad Ciudadana, también pidió la renuncia al director operativo, Alfredo Jiménez y del supervisor operativo de las Fuerzas de Seguridad Ciudadana de Guadalajara, José de Jesús de Anda Zambrano.

“Posterior a los hechos ocurridos el sábado 22 de marzo durante el partido Atlas-Guadalajara en el estadio Jalisco, han surgido una serie de datos e informes que en su conjunto hacen evidente la falta de eficacia de los mandos policiacos de Guadalajara para abordar situaciones de alto riesgo”, señaló en su mensaje el alcalde, después del cual no se respondieron preguntas a los representantes de los medios de comunicación.

Hernández García dijo en la rueda de prensa a la que convocaron que desde que tuvo conocimiento de los hechos giró instrucciones a las áreas correspondientes para que el ayuntamiento presentara las denuncias contra quienes resultaran responsables para que las acusaciones penales fueran proporcionales a la violencia y saña de los hechos del sábado.

Además ordenó una investigación al interior de la corporación para identificar las omisiones y errores que abonaron a que hubiera violencia. Subrayó además que éste no es un tema de gradas, sino de toda la sociedad, por lo que todos deben colaborar para solucionarlo.

Ramiro Hernández reconoció la valentía, disciplina y lealtad de los elementos de seguridad, “especialmente a quienes arriesgaron su vida en cumplimiento de su deber”.

En una riña entre barristas de Chivas y uniformados, 21 elementos resultaron lesionados, cinco de ellos de gravedad y uno tuvo que ser operado.

Fiscalía inicia investigación

Por la omisión en la que habrían incurrido algunos elementos operativos durante la riña que se registró en el Estadio Jalisco, el pasado 22 de marzo, la Fiscalía General del Estado iniciará una investigación con responsabilidad penal contra quien o quienes resulten responsables, señaló su titular, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco.

“Si Jiménez [director operativo] no estaba en el estadio y De Anda era el responsable y le están diciendo que mande 10 [elementos] mínimo y él está viendo cómo está la situación y no toma las medidas correspondientes, De Anda está incurriendo en una responsabilidad, vamos a iniciar una averiguación previa, ya que no se quiere tomar una medida administrativa, iniciaremos una averiguación previa para fincar responsabilidades penales”, enfatizó el fiscal general.

Nájera Gutiérrez de Velasco señaló que la situación que se registró en el estadio fue grave, porque se violentó la ley y se permitió el ingreso de objetos pirotécnicos.