Desmantelan fábrica de drogas en Ixtlahuacán

El sitio tenía operando más de un año, según la versión de la detenida, quien quedó bajo investigación para ser consignada ante las autoridades federales.

Guadalajara

La detención de una mujer que distribuía crystal a domicilio permitió la localización de un narcolaboratorio en Ixtlahuacán de los Membrillos, el cual fue desmantelado por elementos de la Fuerza Única Metropolitana.

Las autoridades informaron que el 27 de enero se realizó la captura de Araceli Zaragoza García, de 39 años de edad, a quien se le halló una porción de droga cuando caminaba por el cruce de las calles Alambique y Textiles, en la colonia Álamo Industrial.

La mujer reconoció que se dedicaba a la venta de drogas y que dicha dosis se la iba a llevar a un cliente, por lo que fue remitida ante el agente del Ministerio Público ante quien declaró que en la calle Agua Dulce, en el Fraccionamiento Agua Escondida, en Ixtlahuacán de los Membrillos había un narcolaboratorio.

Las autoridades ministeriales solicitaron al Juez Mixto de Chapala una orden de cateo que permitió el decomiso de seis bolsas que contenían 5 kilo 300 gramos de crystal, así como una báscula y una credencial de elector a nombre de la mujer.

En el sitio, de donde emanaba un fuerte olor a químicos, se hallaron varios recipientes y utensilios que sirven para elaborar crystal, los cuales también fueron decomisados y puestos a disposición del agente del Ministerio Público para que se amplíe la investigación.

En la declaración de Zaragoza García consta que dicho narcolaboratorio tenía funcionando desde hace un año y que pertenecía a un grupo del crimen organizado, pero no especificó a cuál.

La mujer quedó bajo investigación para que el agente del Ministerio Público integre la averiguación previa correspondiente, pues las autoridades locales buscan que Zaragoza García sea consignada por la Procuraduría General de la República.

Claves

Denuncia anónima

- Las autoridades señalaron que la detención de la mujer se logró luego de que se recibiera una denuncia anónima en la que se advertía que varias personas, entre ellas algunas mujeres, se dedicaban a la venta de droga en la zona