Desarman a agentes de 2 municipios de Jalisco

Desarticular al cártel 'Nueva Generación' y capturar a su principal líder, 'El Mencho', es una labor del gobierno federal, afirma el fiscal estatal.
El procurador jalisciense, Luis Carlos Nájera (centro), durante su comparecencia en el Congreso local.
El procurador jalisciense, Luis Carlos Nájera (centro), durante su comparecencia en el Congreso local. (Ignacio Reyes)

Jalisco

La Fiscalía General del Jalisco desarmó a 30 elementos de las corporaciones municipales de Villa Purificación y de la Unión de Tula, debido a que existen "fuertes indicios" de que están infiltrados por el crimen organizado.

Detalló que los elementos —entre los que están los mandos Herminio Gómez Ancira, de Villa Purificación (municipio donde fue derribado un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana el pasado 1 de mayo), y Daniel Ruelas Zuazo, de Unión de Tula— están en calidad de presentados ante el Ministerio Público.

La fiscalía informó que el operativo duró tres horas y participaron 150 elementos de la Fuerza Única Jalisco, quienes luego de desarmar a los uniformados tomaron el control de la seguridad de ambos ayuntamientos.

Detalló que 19 policías de Villa Purificación y 11 oficiales de Unión de Tula permanecen en calidad de presentados rindiendo su declaración ante las autoridades competentes.

En el operativo también se detuvo a un presunto integrante del cártel de Jalisco Nueva Generación, a quien se le decomisaron 149 dosis de crystal, 29 dosis de polvo blanco, 50 kilos de mariguana y mil litros de combustible.

Por su parte, el gobernador afirmó: "Hemos actuado con todo el respaldo de las fuerzas federales", y confirmó que la decisión se tomó tras detectarse la infiltración de elementos del crimen organizado en la policía local.

Antes, el gobernador Aristóteles Sandoval anunció el desarme "preventivo" de estas corporaciones policiacas por estar presuntamente infiltradas por organizaciones criminales.

Dijo que esta acción se suma a la emprendida en los municipios de Casimiro Castillo y Cocula, en diciembre pasado, y a las acciones que los cuerpos de seguridad estatales han realizado "contra la delincuencia y que arroja resultados tangibles".

Detalló que desde hace dos años, las fuerzas estatales de seguridad han desplegado operativos con el fin de erradicar la presencia del crimen organizado en distintas zonas de la entidad, "combatir la infiltración de las instituciones, recuperar el orden y devolver la paz" a los ciudadanos.

"Esta acción no altera de forma alguna la vida cotidiana en la entidad. Por el contrario, constituye un paso más hacia adelante, que nos coloca más cerca del objetivo final: recuperar la paz en cada rincón de Jalisco", resaltó Sandoval.

Comparecencia

Por la mañana, Luis Carlos Nájera, fiscal general de la entidad, aseguró al comparecer ante el Congreso local que el combate a la delincuencia organizada es responsabilidad de instancias federales y no de las estatales.

Ante diputados locales, aseguró que la captura de Nemesio Oseguera, El Mencho, y la desarticulación de cártel Nueva Generación "corren a cargo" de la Federación.

"El principal objetivo (de las autoridades) es la captura y desarticulación de este grupo delictivo, como es en muchos lados de la República, pues corre a cargo de las autoridades federales", indicó el funcionario.

Reconoció que el Operativo Jalisco inició con un "intento fallido" de capturar al líder de la organización criminal y que los narcobloqueos fueron la respuesta de los criminales.

Ante la crítica del diputado panista Gildardo Guerrero de que el gobernador Sandoval calificó de "actos vandálicos" los hechos ocurridos el 1 de mayo, el fiscal aseguró que "no los minimizaron", aunque reconoció que el riesgo de nuevos enfrentamientos "no ha acabado", pero que "no se puede" juzgar la seguridad del estado por estos acontecimientos.

Puntualizó que los encargados del Operativo Jalisco son las autoridades federales, por lo que ellos deciden qué información comparten de esta operación.