Desarman a las policías de Pihuamo y Jilotlán de los Dolores

Los elementos desarticulados serán revaluados y los resultados definirán su permanencia.
Alejandro Solorio Aréchiga, comisionado de Seguridad, informó las acciones con pocos detalles
Alejandro Solorio Aréchiga, comisionado de Seguridad, informó las acciones con pocos detalles (Jorge Martínez)

Guadalajara

Las policías de Pihuamo y Jilotlán de los Dolores fueron desarmadas ayer por órdenes del gobernador Aristóteles Sandoval, con lo que se incrementó a seis el número de corporaciones que han sido intervenidas en lo que va de la Administración.

A las 14:30 horas y a través de su cuenta de Twitter, la Fiscalía General del Estado anunció: “En estos momentos se realiza un operativo de intervención en las policías municipales de Jilotlán de los Dolores y Pihuamo”.

Por la tarde, el comisionado de Seguridad Pública del estado, Alejandro Solorio  Aréchiga dio pormenores del operativo: “El parte es el siguiente, de Jilotlán de los Dolores, se detuvo a once policías, incluido el director, se decomisaron once armas largas, 17 armas cortas, cuatro vehículos fueron resguardados en las instalaciones de la presidencia municipal; mientras que en Pihuamo, fueron trece policías incluido el director, catorce armas largas, 27 armas cortas, y se resguardaron dos vehículos en las instalaciones municipales”.

El funcionario aseguró que los gendarmes que integraban ambas corporaciones se encuentran encuartelados para ser revaluados por el Centro Estatal de Control y Confianza y que los resultados definirían su permanencia en la policía.

“De entrada se cuenta con la vigilancia por parte de la Fiscalía, una vez que sean valorados los elementos y se haga lo correspondiente, se podrá analizar si son reintegrados a su institución o a la Fuerza Única de Jalisco según sea el caso, dependiendo de una serie de actividades”, expresó.

En menos de un mes, cuatro municipios se han quedado sin policía municipal. El 15 de marzo, las corporaciones de Villa Purificación y Unión de Tula, fueron desarmadas.

Sin embargo, el 30 de mayo pasado los uniformados de estos dos últimos dos municipios recobraron su libertad al no acreditarles que alguno tuvieran nexos con el crimen organizado.

El 7 de diciembre del 2014 la Fuerza Única de Jalisco tomó el control de las policías de Cocula y Casimiro Castillo.

Las autoridades estatales informaron que el subdirector de la policía de Cocula, Gustavo Valencia Campos y  el primer comandante Victoriano Rosas Rodríguez, habían sido detenidos por la Fiscalía del Estado, por sus presuntos nexos con el crimen organizado y porque supuestamente cometieron el delito de peculado. Actualmente continúan presos.

En lo que va del 2015, en el municipio de Jilotlán de Los Dolores, se han cometido dos homicidios, según estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

 

Antecedentes

 

7 de Diciembre de 2014

Policía de Cocula, 45 elementos        

Policía de Casimiro Castillo, 26 elementos

 

14 de mayo de 2015

Policía de Unión de Tula, 11 elementos                    

Policía de Villa Purificación, 19 elementos