Desaforar al alcalde de Iguala, quiere Aguirre

También giran orden de aprehensión contra Felipe Flores Velázquez, ex secretario de Seguridad Pública municipal.

Guerrero

El gobierno de Guerrero solicitó al Congreso local un juicio de procedencia contra José Luis Abarca Velásquez, alcalde con licencia de Iguala, a fin de quitarle el fuero constitucional del que aún goza y proceder penalmente en su contra por los hechos de violencia suscitados la noche del 26 de septiembre en ese municipio.

Ángel Aguirre Rivero, gobernador de la entidad, dio a conocer también que ayer fue girada una orden de aprehensión contra Felipe Flores Velázquez, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Iguala.

El miércoles pasado, el mandatario estatal dio a conocer que se había girado una orden de presentación contra Abarca y Flores, a fin de que declararan ante la procuraduría local como probables responsables de actos “completamente deleznables”.

Advirtió que, de no presentarse, “evidentemente que procederemos conforme a derecho”.

Sin embargo, desde el 1 de octubre —cuando le fue otorgada una licencia de 30 días para separarse del cargo— no se sabe el paradero del alcalde ni de su ex colaborador.

Ayer, Aguirre Rivero explicó que como el presidente municipal no se presentó a declarar, decidieron “que se promueva juicio de procedencia al alcalde ante el Congreso del estado y que con ello quede sin protección de su fuero constitucional”.

Una vez desaforado enfrentará el proceso penal en su contra, agregó el mandatario estatal, quien estuvo acompañado del fiscal estatal, Iñaky Blanco, y el secretario general de Gobierno, Jesús Martínez.

Sobre el ex mando policiaco, Aguirre manifestó: “El día de hoy (ayer) quedará debidamente consignado el ciudadano Felipe Flores Velázquez, quien fungiera como secretario de Seguridad Pública municipal, al comprobársele que existen elementos para que se obsequie orden de aprehensión en su contra por el juez correspondiente”.

Respecto a la búsqueda de los 43 normalistas que no aparecen, puntualizó que trabajan por aire y tierra en coordinación con el gobierno federal para su pronta localización.

Un día después de que se desplegó un operativo con apoyo de más de mil 800 burócratas, que formaron brigadas para recorrer colonias de dos municipios para ubicar a los estudiantes, Aguirre ofreció que su “gobierno no descansará hasta castigar a los responsables de la desaparición de estos jóvenes”.

Cerca de la una de la tarde del viernes, poco más de 200 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa tomaron la caseta de Palo Blanco en la Autopista del Sol, y a cambio de una “cooperación” de 50 pesos permitían el paso de los automovilistas.

El dinero, refirieron estudiantes consultados por MILENIO, servirá para comprar  víveres y otros suministros que se necesitan en la normal rural.

Consideraron que la búsqueda con apoyo de burócratas y la recompensa por un millón de pesos a quien aporte datos para localizar a sus compañeros son solo medidas mediáticas, pues hasta ahora nada se sabe de los 43 que no aparecen.

CASO DE DIRIGENTE ULTIMADO

En la conferencia de prensa, el procurador Iñaky Blanco presentó el retrato hablado del presunto homicida del secretario general del PAN en Guerrero, Braulio Zaragoza Maganda Villalba.

Precisó que hasta el momento han declarado cinco testigos presenciales de los hechos ocurridos en el interior del restaurante del hotel El Mirador, en Acapulco el pasado 28 de septiembre.

El presunto homicida, explicó, acudió al restaurante porque había sido citado por el dirigente panista para hablar de cuestiones políticas.

De acuerdo con las diligencias de inspección que realizaron peritos en el lugar, se ubicaron tres cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio y una más del Centro de Control, Comando y Computo C-4, donde se obtuvieron imágenes de los hechos.

El fiscal guerrerense comentó que entrevistaron a personal del restaurante La Perla, quienes refirieron que el asesinato lo cometió un joven de complexión delgada, quien vestía pantalón de mezclilla azul, zapatos café, playera y gorra negras.

Al individuo se le vio hablando por teléfono cerca de una camioneta negra.

Ayer, el gobernador Aguirre se reunió en privado en la Casa de Gobierno con Gustavo Madero, líder con licencia del PAN, y la familia de Zaragoza Miranda, a quienes les refrendó la decisión de su gobierno para dar con los responsables del crimen.

Madero comentó en entrevista posterior que Guerrero necesita recuperar la paz social.