Acusan a agentes de la PGJE de abusos y allanamiento

Entraron a la fuerza a un domicilio en el ejido La Unión de Torreón, donde supuestamente se vendía cerveza clandestina pero no encontraron nada y sólo dejaron destrucción.
Denuncian a policías estatales por abuso.
Denuncian a policías estatales por abuso. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Elementos de la Policía Investigadora de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), fueron denunciados por abuso, allanamiento y daños después de que entraron a la fuerza a un domicilio en el ejido La Unión, donde supuestamente se vendía cerveza clandestina pero no encontraron nada y sólo dejaron destrucción.

Fue la madrugada del pasado domingo 17 de enero, cuando al encontrarse en su domicilio en la calle Buen Gobierno sin número, Ricardo Vaquera Mireles de 58 años, en compañía de su familia, escucharon ruidos y golpes en el exterior y al asomarse descubrieron que eran elementos de la Policía Investigadora quienes intentaban entrar.

Ricardo, les cuestionó el por qué querían entrar y de esa manera, a lo que los agentes respondieron que sabían que vendía cerveza clandestina.

"Nosotros pagamos 7 mil 200 pesos en daños, porque aparte una de mis hijas lesionó del rostro a uno de los policías al intentar defenderse, y pagamos todo. Pero ellos qué no nos quieren pagar todos los daños y lesiones que nos ocasionaron y aparte nunca encontraron nada", dijo molesto Ricardo.

"Sí vendo cerveza, es la venta del ejido. Pero tengo mis permisos claramente expedidos por el municipio y estoy en trámites del permiso estatal. Se les explicó a los policías pero ellos no entendieron que la cerveza no se vende de forma clandestina, aparte cuando vinieron ni tenía cerveza", explicó Vaquera Mireles.

"Ellos vinieron aquí a mi casa, a atentar contra mi, mi familia, sin importarles que una de mis hijas está embarazada", dijo el denunciante.

Al momento en que los elementos de la PGJE entraron al domicilio, rompiendo puertas y ventanas, después se fueron a los golpes contra las personas y detuvieron a dos, uno de ellos menor de edad.

Ricardo Vaquera Tello de 33 años y su hermano Giovanni de 15 años, fueron detenidos por los agentes cuando intentaron defender a sus hermanas, Fabiola Vaquera Tello de 30 años y Esther Vaquera Tello de 27 años quien esta embarazada.

De la rabia y la impotencia, cuando ya se retiraban los elementos, la familia tomó piedras y las lanzaron contra los vehículos, logrando dañar el vidrio de una camioneta, daños que ya están cubiertos.

Giovanni, contó que los policías lo golpearon y torturaron con una "chicharra" la cual le colocaban en distintas partes del cuerpo, al mismo tiempo que lo amenazaban diciéndole que si decía algo, le sembrarían a la próxima vez droga y armas o bien, aparecería muerto un día.

Las mismas amenazas fueron para los integrantes de la familia Vaquera Tello, quienes están atemorizados por su integridad, ya que no quieren que nada malo les pase, incluso dicen que no pueden salir a la calle tranquilos, por el temor de que les vayan a hacer algo.

Ricardo Vaquera Mireles, preocupado por él y su familia, se acercó a este medio de comunicación para denunciar estos hechos, ya que en la Procuraduría General de Justicia del Estado Laguna 1, no les quieren hacer caso.

Incluso una licenciada del Ministerio Público a cargo del caso, les dijo que ella solamente se iba a basar en lo que los agentes pusieron en su informe y a ellos como afectados no les haría caso.

"Nosotros pagamos 7 mil 200 pesos en daños, porque aparte una de mis hijas lesionó del rostro a uno de los policías al intentar defenderse, y pagamos todo. Pero ellos qué no nos quieren pagar todos los daños y lesiones que nos ocasionaron y aparte nunca encontraron nada", dijo molesto Ricardo.

Manifestó también, que desde el pasado 13 de diciembre, fueron los elementos y se llevaron detenido a uno de sus hijos, ya que encontraron en una bodega de ellos nueve cartones de cerveza tipo caguama, sellados y sin enfriar, los cuales era para venta en las fiestas patronales.