Deja una persona lesionada y otra desaparecida ataque a balazos

El herido fue identificado por su hermano como Cruz Alberto Hernández Arévalo de 19 años de edad, mientras que su hermano dijo llamarse Juan Javier de 17 años, en tanto que el sujeto que está ...

Monterrey

El ataque a balazos contra un joven que regresaba de comprar tacos en compañía de su hermano y un amigo, causó una gran movilización de los cuerpos de auxilio y de autoridades investigadoras y preventivas en el predio 21 de Marzo.

Los hechos se registraron poco después de las 22:30, en las calles de Prolongación Degollado y la calle Echeverría del mencionado predio, que se ubica a un lado de la colonia Progreso.

El herido fue identificado por su hermano como Cruz Alberto Hernández Arévalo de 19 años de edad, mientras que su hermano dijo llamarse Juan Javier de 17 años, en tanto que el sujeto que está desaparecido se desconoce la identidad.

Según la versión de Juan Javier, dos sujetos a bordo de un automóvil de alquiler y portando armas cortas y largas llegaron al sitio y comenzaron a disparar, quedando uno de los impactos en la lámina de la vivienda y el otro haciendo blanco en la pierna derecha del joven quien cayó herido en la banqueta de su casa.

“Nosotros veníamos de los tacos, porque fuimos a comprar unas gringas y venía con nosotros un amigo de mi hermano, cuando veníamos llegando a la casa, se acercó el taxi, donde venían esos chavos y nada mas así comenzaron a disparar y le pegaron a mi hermano, y otro balazo pegó aquí en la casa, pero como se cayó mi hermano porque estaba herido todas las personas que se encontraban aquí corrieron y ya no supimos dónde quedó el otro chavo que es el amigo de mi hermano porque parece que se lo llevaron los del taxi” expresó Juan Javier.

Durante los hechos todo fue confusión ya que hasta el momento se desconoce el paradero el tercer acompañante de los hermanos, ya que presuntamente fue privado de la libertad por los atacantes.

Agentes ministeriales intentaron dialogar con algunos de los vecinos sobre los hechos, sin embargo por temor, ninguno quiso aportar datos a los agentes investigadores sobre lo que vieron en el lugar al momento del ataque o bien si identificaron a alguno de los ocupantes del automóvil de alquiler.

El sector que tiene a su cargo la policía de Monterrey, fue acordonado por elementos de la Policía Ministerial para que se iniciara con las labores de recolección de evidencias por parte de los investigadores de campo.