Violentos prenden fuego a puerta de Palacio Nacional

"Anarcos" trataron de derribar la entrada principal del recinto, mientras que cinco personas vandalizaron con pintas la fachada y detonaron cohetones, además de tres petardos.

México

La Policía Federal puso a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) a al menos 15 personas por los hechos vandálicos en Palacio Nacional, donde otras siete resultaron heridas.

El ataque ocurrió tras una marcha convocada a través de redes sociales, en la que participaron 4 mil personas de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública; los inconformes partieron de la PGR hacia el Zócalo en demanda de justicia por el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa.

La jornada inició a las 19:00 horas, cuando alrededor de 300 personas se congregaron frente a la PGR un día después de que el titular de esa dependencia, Jesús Murillo Karam, diera a conocer que todos los indicios apuntan a que los estudiantes fueron asesinados y calcinados.

Los manifestantes, en su mayoría jóvenes, se tiraron al piso durante varios minutos y posteriormente se trasladaron a los carriles centrales de Paseo de la Reforma, por lo que bloquearon la circulación a la altura del centro comercial Reforma 222.

Poco después de las 20:30 horas, la marcha inició con un contingente de más de 2 mil personas, al que se fueron sumando otros manifestantes en apoyo a los normalistas. La marcha transcurrió sin percances entre consignas y pase de lista de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, convocando a los paseantes de la Alameda Central y Bellas Artes a sumarse a la movilización.

Poco después de las 21:30 horas el contingente arribó a la plancha del Zócalo; el joven de la Ibero Javier Bautista convocó a realizar un mitin frente a Palacio Nacional y escuchar el posicionamiento de la sociedad civil. Sin embargo, cuatro personas rebasaron el doble cerco metálico para mostrar un cartel, lo que distrajo la atención de los manifestantes. Posteriormente varias personas, entre ellas un grupo de 30 anarcos, derribaron las vallas frente a elementos del Estado Mayor Presidencial, que terminaron por retirarse del sitio luego de que les lanzaron globos con pintura roja.

En medio de fotógrafos, camarógrafos y reporteros, un par de personas se dispusieron a derribar el portón principal de Palacio Nacional con una de las barras de contención. Sin éxito, uno de ellos escaló la valla y pintó con aerosol la leyenda “Vivos los queremos”.

Mientras, el resto de los manifestantes permaneció en la plancha del Zócalo observando los actos, lanzando consignas.

En tanto, otro grupo de manifestantes trató de contenerlos gritando “sin violencia” e insistieron en mantener la civilidad y alejarse del sitio.

En los intentos de irrumpir a Palacio Nacional participaron al menos seis anarcos, embozados y con el rostro descubierto; en tanto, otros más se integraban entre la multitud con antorchas encendidas.

Tras golpear el portón de madera lograron prenderle fuego. Ante su sorpresa, tan solo segundos después, fue sofocado debido a un mecanismo antiincendios del portón.

Durante media hora, los anarcos trataron de derribar la puerta, en tanto unas cinco personas vandalizaron con pintas la fachada principal y detonaron cohetones y al menos tres petardos.

Cinco minutos antes de las 11 de la noche, elementos de la Policía Federal llegaron a Palacio Nacional, donde junto con integrantes del Estado Mayor Presidencial replegaron al grupo de jóvenes que pretendía irrumpir en el edificio y levantaron el cerco metálico.

Sin embargo, los inconformes continuaron lanzado piedras y palos a los elementos policiacos, por lo que a las 11:15 horas, los agentes salieron de formación hacia la plancha del Zócalo.

Los inconformes echaron a correr y en la trifulca resultaron lesionadas siete personas. El camarógrafo de MILENIO Pedro Luis Rivero fue herido en la cabeza tras recibir dos pedradas.

También resultaron heridos dos reporteros de Reforma, que además denunciaron que uno más fue detenido. Después de medianoche, la plancha del Zócalo quedó libre de manifestantes, mientras que las fuerzas de seguridad permanecieron en el sitio.