Defienden presencia de Policía Comunitaria en Guerrero

Habitantes de la localidad de Tlatlauquitepec, en el municipio de Atlixtac, informaron que los comunitarios se crearon ante la presencia de secuestradores en la zona; asimismo, exigieron a las ...

Guerrero

Habitantes de la localidad de Tlatlauquitepec, en el municipio de Atlixtac, defendieron la permanencia en dicha población de la Policía Comunitaria (PC), ya que hasta hace poco estaban atemorizados por la presencia de varias bandas de secuestradores.

La mañana del viernes llegaron a Chilpancingo familiares del comisario Pascual Domingo Ramírez, quien fue capturado por militares la noche del miércoles 21 de agosto, cuando se registró la liberación del síndico de Olinalá Armando Patrón Jiménez.

La esposa del comisario, Vicenta Pérez Francisco sostuvo que el delito de secuestro no está bien planteado contra su esposo y compañeros, pues el síndico de Olinalá fue llevado a Tlatlauquitepec por policías comunitarios de Olinalá, quien iba en calidad de detenido y no como secuestrado.

Indicó: “La Policía Comunitaria se formó, porque había secuestros en nuestro pueblo, hombres armados se llevaban a la gente y nuestras familias, pero ahorita ya no se tienen problemas de secuestro”.

La mujer fue informada el jueves por la noche de que su esposo estaba detenido en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) de Chilpancingo, de inmediato se trasladó acompañada de familiares de los demás detenidos para indagar sobre su situación legal.

José Flores Hernández, de la misma comunidad, acompañó a los familiares de cuatro autoridades detenidas por los militares.

Es tío del segundo comisario Clemente Ricardo Nava, recuerda que al momento en que los militares ingresaron a la población, él estaba trabajando su taxi de ruta y no pudo actuar con rapidez.

“Me avisaron unos chamacos que los soldados se habían llevado a nuestros compañeros y tratamos de investigar que ocurría, poco a poco nos enteremos de los hechos y por eso venimos a pedir que nos los entreguen”, comentó.

Pidió al gobierno estatal que reflexione sobre la manera en que atiende el problema de las policías comunitarias, ya que al menos en el caso de Tlatlauquitepec se designó como responsables de la seguridad a gente con honorabilidad reconocida, nadie con antecedentes penales.

“Exigimos que el gobernador nos eche la mano, que libere a nuestro comisario y los compañeros, porque se trata de gente decente. Por nuestra ignorancia no sabemos de leyes, sin embargo somos personas de buena fe”, indicó.

Aseguró que el ambiente social actualmente en Tlatlauquitepec es de tranquilidad, aunque los comunitarios de la zona tienen mucha inquietud por la forma en que intervino la milicia el miércoles 21 de agosto, no piensan desmantelar su grupo de policía comunitaria, pues a partir de su conformación los delincuentes que asolaban el lugar huyeron para evitar que se les sometiera a reeducación.