"Deficientes", diagnósticos de prevención del delito

La organización México Evalúa elaboró un análisis donde expone que la distribución de recursos federales sólo contempla las demarcaciones por los casos de homicidio y se olvida de otros delitos.
Edna Jaime, directora de México Evalúa
Edna Jaime, directora de México Evalúa (Ana María Arroyo)

Ciudad de México

La organización México Evalúa cuestionó la estrategia de prevención del delito desempeñada por en el actual gobierno e indicó que 75 por ciento de los diagnósticos elaborados sobre la materia son deficientes.

En la presentación del análisis "Prevención del delito en México ¿dónde quedó la evidencia?", la presidenta de esa organización, Edna Jaime Treviño, concluyó que en las 57 demarcaciones prioritarias que contempla el programa, no queda clara la forma de selección de éstas.

Agregó que los recursos destinados al programa de prevención del delito no se entregaron de acuerdo con los factores de riesgo del delito: sólo se contemplaron los casos de homicidios registrados y el tamaño de la población.

Dijo que el gobierno federal se concentró en los casos registrados de homicidios y "no se toman en cuenta las diversas formas de violencia y delincuencia".

Además de que hay demarcaciones que no deberían estar al no reflejar altos índices delictivos, mientras que hay otras regiones que no están contempladas y sus números de violencia son altos.

En cuando a los diagnósticos elaborados para implementar estrategias de prevención del delito, Jaime Treviño dijo que 75 por ciento de ellos son deficientes, y que sólo 21 por ciento de los diagnósticos se basaron en indicadores objetivos. Otros sólo formularon una justificación general del proyecto.

La presidenta de México Evalúa explicó que "sólo 27.5 por ciento de los proyectos cuentan con indicadores que permitirán evaluar" sus metas y indicadores definidos, los restantes "no permiten en absoluto medir un cambio o resultado esperado que se plantea en el objetivo".

Dijo que el "programa de intervención temprana de problemas de aprendizaje y conductuales", el cual busca prevenir que los niños que tienen problemas de aprendizaje derivados de problemas visuales se involucren en la delincuencia al salir prematuramente de la escuela, no queda claro la relación entre problemas visuales y conductas delictivas.

Por lo que llamó a las autoridades a reconsiderar la estrategia de prevención del delito, porque "podríamos llegar al final del sexenio con las manos vacías".

A la presentación del estudio estuvieron presentes el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Segob, Roberto Campa; la especialista en Seguridad María Elena Morera, presidenta de Causa en Común; y el investigador del CIDE, Carlos Vilalta.

Campa defiende estrategia

En su participación, Campa defendió la estrategia implementada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, al asegurar que los criterios de selección para asignar recursos a las demarcaciones es la relación entre índices delictivos y tamaño de población.

Afirmó que la fórmula no se aplica por igual en todo el país, ya que se deben considerar las problemáticas locales. "Me parece que es la fórmula correcta", se aferró el funcionario.

Sobre las zonas a las que se destinaron recursos a pesar de que sus índices delictivos son bajos, Campa explicó que es para evitar que esos lugares se descompongan y aumente el nivel de violencia.

Sobre el programa de entrega de lentes, uno de los colaboradores del funcionario explicó que hay casos registrados donde los delincuentes tienen antecedentes de haber desertado de la escuela, por lo que se busca que los alumnos permanezcan en sus estudios y no sean expuestos a la delincuencia.