Decomisos provocaron descontento de reos en el DF

Así lo dijo Mayela Almonte Solís, quien presentó su renuncia como subsecretaria del Sistema Penitenciario capitalino; sostuvo que dejó el cargo por estrés y cansancio.
Archivo Milenio
(Archivo)

Ciudad de México

Mayela Almonte Solís, quien presentó su renuncia como subsecretaria del Sistema Penitenciario del Distrito Federal, afirmó que durante su gestión se lograron importantes decomisos de droga, armas, alcohol y dinero, lo que provocó descontento entre internos.

Sin atribuir a esta causa su dimisión, sostuvo que la dejó el cargo por “motivos personales”, pues tenía una excesiva carga de trabajo que derivó en estrés y cansancio.

Almonte Solís negó que haya recibido alguna amenaza o atentado en los 10 meses que estuvo al frente del Sistema Penitenciario.

En entrevista manifestó que en este sexenio no se podrán corregir los rezagos ni actos de corrupción que prevalecen en los penales de la Ciudad de México.

Sostuvo que el funcionario que la sustituya en el cargo –Antonio Hazael Ruiz, tiene una compleja tarea para corregir todas las situaciones adversas que se acumularon por décadas.

“Quizá en este sexenio no se logrará cambiar, pues mire cada quien llevaría poniendo un granito de arena pues se irá a lograr y yo espero que en un futuro los reclusorios del Distrito Federal sean otros y como siempre lo he dicho, la ciudad de México, no merece tener los reclusorios que tiene”, indicó.

“Nosotros logramos algunos aseguramientos importantes que nunca se habían logrado y eso obviamente provocó de alguna manera descontento entre la población (…).

“Los aseguramientos se han realizado tanto en personas que están tratando de ingresarlas como también se lograron incautar en unos polines de madera que iban rellenos de mariguana y hace dos o tres días se decomisaron 50 botellas de alcohol”, comentó.

La ahora ex funcionaria recibió las cárceles de la Ciudad de México con 42 mil internos y hasta este viernes, la población penitenciara era de 40 mil 851, lo que ha provocado una situación de hacinamiento y corrupción en los centros de reclusión.