Decomisan 29 mil litros de alcohol no regulado

La alcoholería donde se decomisó el alcohol etílico se ubica en Irapuato. El aseguramiento lo realizó la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.

León, Gto.

La Secretaría de Salud a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), decomisó 29 mil litros de alcohol etílico a la empresa "Alcoholera del Centro S.A. de C.V.", por no cumplir con el control y registro de la de la producción y venta de esa sustancia.

Esto derivado de las investigaciones que comenzó la Cofepris en Guanajuato, en las empresas distribuidoras de alcohol y evitar así, que el alcohol etílico se venda de manera ilegal.

Esta alcoholera se ubica en Irapuato y, según la Cofepris, no respetó el Acuerdo del Consejo de Salubridad General que establece medidas de control y trazabilidad para la venta y producción del etanol.

"La distribuidora no mostró a los verificadores federales los mecanismos de trazabilidad del alcohol etílico a los que está obligada, por lo que se procedió al aseguramiento del producto y se recopilaron datos de los clientes y proveedores para realizar inspecciones adicionales", explicó la SSG mediante un comunicado.

Este acuerdo, fue firmado el pasado 6 de enero y destaca lo siguiente: Si bien el etanol y el alcohol etílico se usan como materiales de curación por sus características antisépticas y germicidas, su poder adictivo y su toxicidad puede convertirlos en un riesgo a la salud, por lo que es indispensable regular el volumen y lugares de venta al público en general.

Al respecto, el Comisionado Federal, Mikel Arriola, advirtió que así como se está haciendo en el estado de Guanajuato, este operativo también se recorrerá a otros estados de la República Mexicana.

El acuerdo precisa que si bien el etanol y el alcohol etílico se usan como materiales de curación por sus características antisépticas y germicidas, su poder adictivo y su toxicidad puede convertirlos en un riesgo a la salud, por lo que es indispensable regular el volumen y lugares de venta al público en general.

Su venta para el consumidor final o ciudadano, se podrá hacer sólo en sustancias no mayores a un litro y en unidades médicas de no más de 20 litros.

En este contexto, Salud hace hincapié en que "ya que se ha comprobado que el consumo de bebidas adulteradas con estas sustancias tóxicas puede provocar desde dolor de cabeza, vómito, irritación de membranas mucosas, hasta daños al sistema nervioso central, hígado, riñones y ceguera".