Capturan a implicado en secuestro de ex funcionario de Ebrard

David Guerrero Morán fue detenido por el secuestro y homicidio de Jorge Julio Islas, empleado de la Auditoría Superior de la Federación; aceptó haber usado su auto para trasladar a la víctima.

Ciudad de México

Policías de Investigación detuvieron a David Guerrero Morán, presunto implicado en el secuestro y homicidio de Jorge Julio Islas Muñoz, empleado de la Auditoría Superior de la Federación y quien fue director de la Auditoría de Obra Pública de la Contraloría General durante la administración de Marcelo Ebrard frente al Gobierno capitalino, informó la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

El cuerpo de la víctima fue localizado en calles de la colonia Lomas de San Lorenzo en la delegación Iztapalapa. En esa misma colonia, fue detenido Guerrero Morán cuando circulaba sobre Avenida Zacatlán.

Cuando fue arrestado, Guerrero Morán dijo ser el propietario de un vehículo Volkswagen, tipo Golf, color blanco, con franjas negras en el toldo, cofre pintado de negro y placas de Guerrero, en el cual fue trasladada la víctima.

El 27 de octubre, el detenido declaró ante el Ministerio Público que vio a un amigo conduciendo un automóvil Neón, color blanco, placas de circulación 596UKF, por lo que decidió pedirle que lo trasladara a su domicilio. Su amigo dijo que sí con la condición de que Guerrero Morán lo manejara.

En un comunicado, la Procuraduría indicó que Guerrero Morán dijo que "fue citado por otro de los copartícipes para trasladar a Jorge Islas a otro lugar. Calles más adelante, con David Guerrero Morán conduciendo su vehículo Golf blanco, se quedaron de ver con un cuarto sujeto con quien se encontraba la víctima".

La dependencia indicó que el empleado de la Auditoría fue subido al vehículo, del cual cuadras después lo bajaron y descendieron tres sujetos, quienes lo privan de la vida. Después regresaron los tres sujetos sin la víctima, abordando la unidad y se dieron a la fuga.

Sin embargo, Guerrero Morán fue reconocido por víctimas indirectas, como la persona que realizó el primer cobro del rescate exigido.

El detenido fue consignado ante un juez penal del Reclusorio Preventivo Oriente, por el delito de secuestro agravado, por el que podría alcanzar una pena de entre 80 y 140 años de prisión.