Dan de baja a 12 mil policías por reprobar controles de confianza

A más de dos años de comenzar la certificación de los agentes de seguridad de todo el país, el SNSP informó el cese de 9 mil elementos estatales y locales, así como el de 3 mil 833 federales
Archivo Milenio

México

Unos 12 mil elementos de seguridad estatales y municipal, así como de la Procuraduría General de la República (PGR) y la Policía Federal (PF) fueron dados de baja en 2012 por reprobar los exámenes de control de confianza.

Mientras las corporaciones locales de seguridad habían depurado en promedio 16 por ciento de los agentes reprobados, las instancias federales iniciaron las bajas de todos los elementos que no acreditaron las evaluaciones.

De los 424 mil policías estatales y municipales que hay en el país se inició la depuración de alrededor de 9 mil, mientras que de los 71 mil agentes de la PF y de la PGR, el año pasado comenzó la depuración de 3 mil 833 que no acreditaron su idoneidad para el desempeño de las funciones de seguridad.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) informó que 30 por ciento de los policías estatales y municipales obtuvo resultados no satisfactorios en las evaluaciones aplicadas hasta 2012, de los que 16 por ciento fueron depurados.

En el informe del año pasado, el organismo de la Secretaría de Gobernación (Segob) detalló que todos los elementos de la PF y la PGR han sido evaluados, por lo menos una vez, y que todo el personal que reprobó los controles de confianza “se encuentra en proceso de baja, en apego a la normatividad establecida”.

También señala que en el ámbito estatal y municipal, “al cierre de 2012 se reporta haber iniciado el procedimiento de baja en promedio de 16 por ciento del personal no aprobado en control de confianza”.

El SNSP reportó un déficit de 94 mil 793 evaluaciones que comprometieron los gobernadores en el Consejo Nacional de Seguridad Pública y advirtió que ello “representa una alerta en función de los compromisos a los que se deberá dar cumplimiento en atención a la prórroga de diez meses (29 de octubre de 2013) que se estableció para que el personal de las instituciones de seguridad pública obtenga la certificación”.

El SNSP informó que entre enero de 2010 y diciembre de 2012 se evaluó a 332 mil 497 elementos policíacos estatales y municipales, que representa 78 por ciento del universo total, de los cuales aprobaron 232 mil 697 los exámenes de control de confianza, es decir 69 por ciento.

También detalló que 30 mil 948 elementos de nuevo ingreso aprobaron los exámenes y considera que si esta población se integra a la plantilla estatal y municipal, se estaría operando con 263 mil 645 policías que acreditaron sus controles de confianza.

Destaca que el año pasado, la PGR aplicó 16 mil exámenes de control de confianza a personal de nuevo ingreso, aunque no detalla cuántos de ellos aprobaron y, por tanto, se integraron a la plantilla laboral; mientras, en la SSP, que entonces manejaba a la Policía Federal, se evaluó a 121 mil 138 personas para ingresar, lo que suma 137 mil 402 posibles elementos, cuando el personal estimado en la PGR y la SSP se calculó en 71 mil elementos hasta diciembre de 2012.

La PGR y la SSP no reportaron el nivel de certificación, pues mientras habla de evaluación, la ley creó la figura del certificado como una forma de acreditar la aptitud de un servidor público para desempeñarse en funciones vinculadas a la seguridad, ya sea en el ámbito policial o de procuración de justicia. En tanto, los estados y municipios sí lo hicieron, pero reportan muy bajos porcentajes.

La Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública define la certificación policial como el proceso mediante el cual sus elementos se someten a evaluaciones periódicas para comprobar el cumplimiento de los perfiles de personalidad, éticos, socioeconómicos y médicos para su ingreso, promoción y permanencia en las corporaciones.

Después de más de dos años de haber iniciado la certificación de los elementos de seguridad de todo el país (a partir de enero de 2010), el gobierno federal y los de las entidades federativas, en mayo de 21012, comenzaron a definir una estrategia para dar seguimiento a la depuración de quienes no aprobaron los controles de confianza.

Estos lineamientos incluyen los reportes de altas y bajas de personal, así como el estatus de quienes no aprobaron las evaluaciones para dar seguimiento a los elementos que por ley deben ser separados de sus funciones por no acreditar los exámenes.

El gobierno federal no había reportado las bajas de los elementos que no aprobaron las evaluaciones e incluso aclaró que no todos los reprobados tenían vínculos o proclividad hacia la delincuencia, sino fallaban en algún perfil o incluso en condición física.

Fue hasta 2012 cuando el gobierno federal y los estatales acordaron que deberían de aprobarse las liquidaciones del personal que requería ser depurado al no considerarlo apto. En octubre de 2011, la autoridad federal reportó que había 16 mil 373 policías reprobados y para julio de 2012 habló de 40 mil reprobados, pero no habló de bajas.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]