DEA condecora a elementos de la Policía Federal

La agencia antidrogas entregó por primera vez el “Corazón Púrpura” a dos policías mexicanos, quienes fueron heridos en el enfrentamiento en el que murió El Macho Prieto, capo del Cártel de Sinaloa.

Ciudad de México

La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés) entregó por primera vez la condecoración “Corazón Púrpura” a dos mexicanos, agentes de la Policía Federal que resultaron heridos de gravedad en el enfrentamiento que murió el narcotraficante Gustavo Inzunza Inzunza, El Macho Prieto.

Gustavo Inzunza era el principal jefe de lugartenientes del cártel de Sinaloa y el más violento; trabajaba bajo las órdenes directas del capo Ismael El Mayo Zambada; El Macho Prieto y provocó una confrontación al interior de la organización criminal que culminó en matanzas en diferentes zonas del norte del país, donde fueron halladas centenares de narcofosas.

El 18 de diciembre de 2013, la Policía Federal, en coordinación con autoridades de Estados Unidos, localizó al criminal en Puerto Peñasco, Sonora, sitio en el que se registró un enfrentamiento y se necesitó el apoyo de un helicóptero tipo Blackhawk; en el incidente murió Inzunza, pero los delincuentes lograron escapar con el cadáver del narcotraficante. Las agencias de inteligencia de México y Estados Unidos confirmaron la muerte de El Macho Prieto.

La DEA otorga la presea “Corazón Púrpura”, a los agentes que resultan gravemente heridos o que mueren en operaciones oficiales. La distinción que es recibida por elementos estadunidenses, solo se había entregado a los deudos de dos oficiales colombianos caídos en cumplimiento del deber y, ahora, a los dos agentes mexicanos.

La operación contra Gustavo Inzunza se realizó de manera coordinada: “se ubicó el sitio donde se ocultaba uno de los objetivos prioritarios de la delincuencia organizada y al efectuar el operativo para la detención se originó un enfrentamiento con armas de fuego que se prolongó por más de tres horas, en el que los dos elementos federales recibieron impactos de bala y la misión resultó con éxito”, señalaron funcionarios de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS).

El acto protocolario se llevó a cabo en el cuartel general de la DEA, en la ciudad de Washington; el administrador interino de la agencia antidrogas, Chuck Rosenberg, reconoció que los resultados del trabajo coordinado se logran al contar con héroes como los policías federales de México, que el 18 de diciembre de 2013 encabezaron una operación en el municipio de Puerto Peñasco, Sonora, a través del cual y de acuerdo con información de inteligencia pudo haber fallecido el narcotraficante Gonzalo Inzunza Inzunza.

“‎‎Estos dos policías son héroes, porque prestan servicio voluntariamente y debo decir que no son héroes porque alguien les disparó o porque fueron heridos, eran héroes antes de ser heridos, eran héroes porque estaban ahí en la línea de fuego, porque estaban dispuestos a actuar dentro del peligro, porque estaban dispuestos a sacrificarse por su país, por mi país, para hacer que estos fueran lugares más seguros para vivir”, dijo en su mensaje Rosenberg.
 
En la ceremonia, estuvo presente el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, quien felicitó a las policías de los dos países, porque su trabajo coordinado, dijo, ha permitido concluir operaciones exitosas basadas en un alto nivel de confianza y de amistad.

“Hemos podido lograr cosas muy significativas en una lucha común, difícil, larga, pero en la que no nos hemos rendido. El trabajo conjunto ha sido muy importante entre la DEA y la Policía Federal, y eso es precisamente lo que nos tiene este día aquí, el reconocer el trabajo de muchos hombres y mujeres que exponen su vida”, manifestó. 

De acuerdo con información de la CNS, los policías federales resultaron gravemente heridos, incluso uno de ellos corría riesgo de perder una pierna, sin embargo por la oportuna atención médica se recuperaron satisfactoriamente.