‘Cuerno de chivo’ o AK-47: el arma todo terreno

Es el arma de guerra más utilizada. El fusil ruso tiene una estructura tan sencilla que los niños soviéticos aprendían a armarlo y desarmarlo en la escuela.
Mikhail Kalashnikov y una de las AK-47
Mikhail Kalashnikov y una de las AK-47 (AP)

Ciudad de México

El AK-47 —siglas de "Avtomat Kalashnikov" y el año en que el arma comenzó a producirse— o "Cuerno de Chivo" ha sido el arma favorita de guerrillas, terroristas, soldados de ejércitos y narcotraficantes, por su resistencia y facilidad de uso.

"Durante la guerra de Vietnam los soldados estadounidenses se deshacían de sus fusiles M16 para agarrar los AK-47 y las balas de soldados vietnamitas muertos", dijo el creador del arma, Mijail Kalashnikov en julio de 2007 en una ceremonia para conmemorar el 60 aniversario del fusil.

Kalashnikov, padre del legendario fusil murió este lunes a los 94 años. Jamás cobró regalías por las ventas de los millones de fusiles que llevan su apellido, utilizados por los ejércitos de más de 80 países.

En México el AK-47 se conoce también como Cuerno de Chivo, por la curva que tiene la parte delantera que sostiene el cargador,

Kalashnikov comenzó a diseñar esta arma que se convirtió en sinónimo de muerte en 1947, cuando se recuperaba de una herida recibida durante la Segunda Guerra Mundial.

Luego el fusil tuvo múltiples modelos y comenzó a venderse por millones en el mundo entero.

La célebre arma automática se produce en la antigua fábrica de Ijmach, en la ciudad de Ijevsk. La empresa sigue siendo una de las principales productoras de armas de fuego rusas.

Su facilidad de uso en la selva o el desierto lo hicieron ideal para los insurgentes en países apoyados por la Unión Soviética, y Moscú no sólo lo distribuyó ampliamente sino que otorgó licencias para su fabricación a unos 30 países.

El 'Cuerno de chivo' no es un fusil especialmente preciso pero su resistencia y facilidad de uso son ejemplares: puede emplearse en la arena o la lluvia, mientras que armas más sofisticadas como el M16 estadunidense se atascan en esas condiciones.

El auténtico AK-47 pesa 4.3 kilogramos, su longitud es de 870 milímetros (mm), la longitud del cañón es de 415 mm y el calibre es 7.62 mm. La cadencia de tiro es de 600 disparos por minuto y el cargador extraíble curvo tiene capacidad para 30 cartuchos.

El fusil es tan simple que en la desaparecida Unión Soviética enseñaban a armarlo y desarmarlo en las escuelas primarias. El arma se puede sumergir en el agua y lanzar al barro sin que su seguridad y fiabilidad se vean perjudicadas.

Algunos especialistas calculan en unos 100 millones las unidades vendidas del fusil AK-47 en todo el mundo, pero la cifra real es difícil de verificar ya que una gran cantidad de estas armas se produce sin licencia.