Ordena Corte liberar a mujer encarcelada por turba

La SCJN otorgó un amparo "liso y llano" a la guerrerense Adriana Manzanares Cayetano, quien había sido linchada por una turba de su pueblo, y acusada de ser infiel y de matar a su bebé.

Ciudad de México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó un amparo "liso y llano" y ordenó la inmediata libertad de la indígena guerrerense Adriana Manzanares Cayetano, quien fue acusada en una asamblea popular, en Ayutla de Los Libres, por la muerte de su hijo recién nacido.

La mujer permaneció más de seis años en la cárcel de Chilpancingo, como parte de la sentencia de 22 años de prisión que se le impuso por el delito de homicidio. La Sala determinó que se violó el debido proceso.

Antes de ser encarcelada, Adriana fue golpeada por su padre, marido e integrantes de la comunidad; la apedrearon por ser infiel a su esposo, al haberse embarazado de otra persona.

El fallo de la Sala representa un mensaje para todos los tribunales del país, en el sentido de que "los usos y costumbres no se pueden sobreponer a los derechos humanos", declaró Javier Cruz Angulo, director de la Clínica Jurídica del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

"La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha mandado un mensaje a los tribunales inferiores muy claro, respecto de cómo se deben tratar los casos en materia de género", abundó el académico.

El año pasado la Corte atrajo el caso, luego de que la mujer argumentó que sufrió un aborto espontáneo, a raíz de las golpizas, y no recibió atención médica a tiempo, por lo que su hijo falleció.

Olga Sánchez Cordero pidió a los ministros atraer el asunto, petición que fue aceptada, para analizar si se violó o no el derecho fundamental de acceso a la justicia de Adriana Manzanares.

La sentenciada señaló que la prueba pericial (docimasia pulmonar hidrostática) practicada al menor, por las autoridades de justicia de Guerrero, no puede comprobar el cuerpo del delito, ya que ésta es inexacta, toda vez que no permite determinar si el menor vivió al nacer, ni en caso de que haya nacido vivo.

Hoy, sin discusión alguna, los ministros avalaron por unanimidad el proyecto de sentencia de su homólogo Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien resolvió que se violó el debido proceso.

Los ministros no se pronunciaron públicamente sobre la fiabilidad de la prueba referida, a la cual, en muchos casos, se le da el carácter de irrefutable para acreditar si el producto de un embarazo nació con vida o muerto y con base en la cual se acreditó el cuerpo del delito y la responsabilidad penal de la quejosa.

El sentido de los votos de cada de uno de los ministros serán conocidos una vez que se publique el engrose de la sentencia.

En las próximas horas, la indígena de la comunidad de Ayutla de Los Libres, dejará la cárcel.