Corte analiza validez de testigos ebrios o adictos

Leonardo Sánchez Pérez está preso por homicidio con base en declaraciones de policías que estaban borrachos y drogados.
El ministro Arturo Zaldívar consideró que el asunto reviste interés, por lo que propuso atraer el caso.
El ministro Arturo Zaldívar consideró que el asunto reviste interés, por lo que propuso atraer el caso. (Jesús Quintanar)

México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo un juicio de amparo que le servirá de base para fijar el alcance probatorio que pueden tener las declaraciones que emiten algunos testigos cuando se encuentran bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Se trata de una demanda de garantías promovida por un ex agente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), que estaba adscrito a la delegación Magdalena Contreras, quien fue acusado de homicidio.

Sin embargo, el testigo que declaró en su contra se encontraba bajo los influjos del alcohol y las drogas, pues así lo revelaron los exámenes que se practicaron.

De acuerdo con el expediente judicial, el 8 de diciembre de 2004, el agente Leonardo Sánchez Pérez acudió a una fiesta en un inmueble de la Ciudad de México, donde la mayor parte de los asistentes eran policías de la PGJDF.

Los uniformados llevaban consigo sus armas de cargo y estuvieron ingiriendo bebidas alcohólicas y diversas drogas.

Al final de la fiesta solo quedaron tres invitados, entre ellos Leonardo Sánchez; presuntamente su arma se accionó y falleció uno de los asistentes. Drogados y alcoholizados, muchos de los que estuvieron en el festejo dieron una versión distinta de los hechos.

Por las versiones de lo sucedido, el agente del Ministerio Público Federal decidió iniciar una averiguación previa contra uno de los policías que asistieron, a pesar de que quien testificó en su contra (otro policía) estaba bajo los efectos de drogas y alcohol.

Después de varias instancias, los distintos jueces que conocieron del asunto condenaron a Leonardo Sánchez, al considerar que la versión de los hechos que narró su compañero resultaba veraz.

La única prueba en la cual se sustentó la acusación contra el ex agente fue precisamente la declaración del otro policía.

Al analizar el caso se determinó que mediante el mismo, la Primera Sala de la Corte estará en posibilidad de analizar los factores psicológicos de quienes son testigos en un procedimiento penal, para determinar cómo se deben valorar sus declaraciones.

La Sala puntualizó que este tipo de pronunciamientos inciden de forma directa en la protección del principio de presunción de inocencia.

Así, al atraer este asunto, los ministros estarán en posibilidad de contestar: ¿Cuál es el alcance probatorio de las declaraciones rendidas bajo los efectos de drogas y alcohol? ¿Cómo se debe valorar el tipo de droga y alcohol ingeridos, así como la cantidad empleada? ¿Cómo se debe analizar la relación entre tales sustancias y las características de la persona que las consumió?