Corte deja a PGR caso contra senador de Aguascalientes

La Primera Sala determinó amparar a Martín Orozco, acusado de tráfico de influencias y uso indebido del ejercicio público; aclaró que la Procuraduría tiene la opción de pedir un proceso de desafuero.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá resolver las controversias al respecto.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá resolver las controversias al respecto. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejó en manos de la Procuraduría General de la República (PGR) la decisión de solicitar o no a la Cámara de Diputados un juicio de procedencia contra el senador panista por Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, contra quien existe un proceso penal, pero que goza de inmunidad.

La Sala determinó amparar al senador para que "suspenda temporalmente el juicio penal" en su contra, debido a su investidura, pero dejó claro que la PGR aún tiene la opción de solicitar el juicio de procedencia, para que se inicie un proceso de desafuero.

El panista está acusado de los delitos de tráfico de influencias y uso indebido del ejercicio público por la venta de un terreno propiedad del Ayuntamiento de Aguascalientes, cuando era presidente del mismo en 2007.

Por ese motivo, en 2010 se le dictó auto de formal prisión, pero como los delitos no son graves comenzó a enfrentar su proceso en libertad tras el pago de una fianza de 23 mil pesos.

En 2012, asumió el cargo de senador y solicitó la suspensión del proceso penal, hasta que concluyera su encargo; el juzgador que conoce del caso negó dicha suspensión, misma que fue confirmada en apelación por un tribunal.

Martín Orozco promovió un nuevo amparo, el cual se le otorgó para el efecto de que se suspenda dicho procedimiento mientras desempeña el cargo de elección popular para el que fue electo.

Sin embargo, la PGR interpuso un recurso de revisión, pues alegó que la inmunidad no debía prevalecer, porque los delitos por que se le acusa al panista se cometieron cuando era presidente municipal y no senador.

La Sala determinó confirmar el amparo, pues señaló que la inmunidad procesal temporal, en este caso, la de un senador de la República, opera de forma inmediata una vez asumido el cargo. "Ello es así, porque lo que se salvaguarda es el órgano del Estado y no la persona", razón por la que confirmó el amparo.

La Corte dejó claro que la decisión no genera impunidad, puesto que sólo es un impedimento procesal para actuar inmediatamente en contra del responsable de la función pública con el objetivo de apreciar si se debe conceder la declaración de procedencia por parte de la Cámara de Diputados o, en su caso, esperar a que concluya el funcionario su cargo.