Graco Ramírez consolida el Mando Único en Morelos

Los 15 municipios en los que se anunció la llegada de la Comisión Estatal de Seguridad a las acciones operativas son los que habían adelantado que no aceptarían el modelo policiaco.
Montó guardia ante el féretro de la alcaldesa de Temixco.
Montó guardia ante el féretro de la alcaldesa de Temixco. (Javier Ríos)

Morelos

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez, anunció que su administración tomó el mando policiaco operativo de casi la mitad de los municipios del estado, incluida la capital.

Tras el asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, y la continua negativa del alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, para sumarse al acuerdo de mando único, el mandatario anunció que la Comisión Estatal de Seguridad (CES) se hará cargo de los municipios mencionados y 13 más.

Graco dijo a MILENIO que esa acción (asesinato de la alcaldesa) tiene como objetivo una profundización de la crisis por el desafío directo de la banda de Los Rojos en la zona sur y municipios cercanos como Temixco, y de Guerreros Unidos en territorios como Cuernavaca, Zapata y Jiutepec, entre otros, donde pretenden volver a asentarse infiltrando a las policías.

"Por todo lo anterior y en ejercicio de las facultades que me otorga el artículo 115 fracción VII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, he decidido emitir diversos decretos para mantener el orden y la coordinación operativa en las policías de 15 municipios: Cuernavaca, Temixco, Jojutla, Zacatepec, Emiliano Zapata, Ayala, Ocuituco, Xochitepec, Huitzilac, Jiutepec, Tlayacapan, Temoac, Jantetelco, Tepalcingo y Tlaquiltenango", indicó.

Solo un antecedente se tiene registrado en Morelos. En enero de 2015, Graco tomó por decreto el mando policiaco en Tlaquiltenango.

El alcalde de dicha localidad, Mauricio Rodríguez, echó al mando único al argumentar que la policía estatal permitía abusos y violaciones a los derechos humanos.

Tras varias semanas de negativas, 28 de enero de 2015, el jefe del Ejecutivo emitió el decreto con el que se adjudicó el mando policiaco de la localidad, municipio con un importante índice criminal.

Los municipios en los que se anunció la llegada de la CES son los que habían adelantado que no aceptarían el mando único.

Ante los medios de comunicación, Ramírez aseguró que "el grave atentado contra la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, ocurre en el contexto de la transición para la instalación de los nuevos ayuntamientos municipales. Su asesinato, se da un día después de su toma de posesión, donde había expresado públicamente su decisión de ratificar el convenio del Mando Único Policiaco".

Además, en su cuenta de Twitter, el gobernador publicó el siguiente mensaje: "Clara amenaza para que los alcaldes no acepten el mando único que hoy se construye a nivel nacional".

En rueda de prensa, el jefe del Ejecutivo estatal reconoció que el Mando Único Policiaco debe perfeccionarse, pero no puede ser desechado, porque representaría regresar a las condiciones de inseguridad, delincuencia y violencia que caracterizó a otras administraciones.

Reveló que ayer se reunió con el Grupo de Coordinación Morelos, en el cual se integran autoridades estatales y federales en materia de seguridad, y concluyeron en que son necesarias dichas medidas para evitar "mayores desafíos contra el orden constitucional y la democracia".

Agregó que a partir de ayer los 15 municipios mencionados tendrán al mando de su policía a la CES, que además de encabezar las acciones de combate criminal, está obligado a dotarlas de armamento, patrullas, radios y efectivos.

Previamente al anunció del gobernador, el pasado 1 de enero, su administración dio a conocer la puesta en marcha del Operativo Delta, en coordinación con la Policía Federal.

De acuerdo con la información difundida por redes sociales, el operativo sumará a los cuerpos de la CES un total de 300 policías federales y 150 vehículos,

El objetivo es fortalecer la seguridad en el oriente y sur del estado, así como en los municipios donde el mando único no había sido confirmado.

El modelo de mando único fue una estrategia implantada por el gobierno estatal para mantener una sola línea de coordinación y combate criminal. Anterior a esta figura, las policías municipales actuaban por sí mismas y sin coordinación entre ellas, lo que facilitaba la presencia criminal.

Entre los argumentos esgrimidos por el coordinador de este modelo policiaco puesto en marcha en Morelos desde enero de 2013 por el titular de la CES, Alberto Capella Ibarra, la estrategia también impide que el hampa copte en las regiones a los cuerpos de policía.