Condenan en Guatemala a 9 presuntos 'zetas'

Se trata de tres mexicanos y seis guatemaltecos los que están acusados de la masacre de 27 campesinos en 2011, por lo que recibieron penas de entre 106 y 114 años.

Guatemala

Tres mexicanos y seis guatemaltecos, vinculados por las autoridades con el cártel de Los Zetas, fueron condenados este viernes a penas de entre 106 y 114 años de prisión por la masacre de 27 campesinos ocurrida en 2011 en el norte de Guatemala.

"El Tribunal B de Mayor Riesgo (de la capital) dictó sentencia condenatoria de 106 y 114 años de prisión, contra nueve responsables de la muerte de 27 personas y del secuestro de otras 13", detalló la Fiscalía General guatemalteca en un comunicado.

Los tres jueces dictaron 66 años y 3 meses de cárcel a los imputados por el delito de asesinato y 40 años por plagio y secuestro, y a uno de los acusados le agregaron otros 8 años por asociación ilícita.

Los presuntos integrantes de Los Zetas fueron identificados como los mexicanos Jorge Hernández, Josué Castillo y José Morales, y los guatemaltecos como Hugo Gómez, Luswin Celada, Luis Cal, Edwin Sis (114 años de cárcel), Germán Icó y Elder Morales, detalló el boletín de prensa.

Icó y Castillo ya habían sido condenados en 2012 a 47 años de cárcel por la muerte del fiscal Allan Stowlinsky Vidaurre, cuyo cuerpo fue localizado desmembrado el 24 de mayo de 2011 en el departamento de Alta Verapaz (norte).

La matanza de los 27 campesinos ocurrió el 14 de mayo de 2011 en la finca Los Cocos, ubicada en el municipio La Libertad del departamento de Petén, 600 kilómetros al norte de Ciudad de Guatemala y fronterizo con México.

Según la investigación de la Fiscalía, los sentenciados llegaron ese día a la referida finca con la intención de asesinar a su propietario, Otto Salguero, con quien mantenían ciertas rivalidades relacionadas con el negocio del narcotráfico.

Al no hallar a Salguero en la propiedad, se ensañaron con los campesinos de quienes pretendían obtener información sobre el paradero de su patrono.

Guatemala sufre la penetración de poderosos cárteles mexicanos, entre ellos el de Sinaloa y el de Los Zetas, que trasiegan droga con la ayuda de capos locales que operan en la frontera común.

Las autoridades estiman que cerca del 50 por ciento de las casi 6 mil muertes violentas anuales en Guatemala están asociadas a la actividad del narcotráfico y a la lucha entre pandillas o 'maras'.