Compañeros perdieron la confianza en Mireles

Tras el accidente en helicóptero tuvo diferencias con el gobierno.
Quienes lo apoyaban ahora reprueban sus acciones.
Quienes lo apoyaban ahora reprueban sus acciones. (Jorge Carballo)

Michoacán

A José Manuel Mireles le perdieron la confianza sus compañeros de lucha, aquellos que se levantaron en armas el 24 de febrero de 2013. En Tepalcatepec, quienes antes lo apoyaban, ahora reclaman que busque capitalizar su liderazgo a través de alguna candidatura.

El doctor de Tepalcatepec perdió la confianza de la gente y los líderes de las extintas autodefensas, primero por apoyar a Hipólito Mora, pese a las denuncias por asesinato y despojo, y después por avalar el levantamiento de otro grupo de civiles armados en Caleta de Campos, responsables de la muerte de cinco personas.

A sus cercanos les dijo que buscaba ser alcalde de Tepalcatepec o diputado local con la bandera del movimiento del que ahora más de 6 mil civiles tienen respaldo institucional.

Desconoció acuerdos tomados por el extinto Consejo General de Autodefensas y en Tepalcatepec esbozó su intención por ser candidato a presidente municipal, lo que no fue bien visto. Mireles fue promotor de la salida del ex alcalde Guillermo Valencia.

Estanislao Beltrán, quien todavía reconoce a Mireles como su amigo, admitió que la gente que alguna vez lo apoyó, ahora no está de acuerdo con sus acciones.

“¿Quién te califica primero?, tu pueblo. El pueblo sabe quién es una persona buena, honesta, pero ahora su pueblo no lo quiere ver. No sé cuál es el empeño de mi amigo Mireles”, dijo en entrevista.

Reveló tener las fichas de depósito de la cuenta del hospital cuando la avioneta en la que viajaba Mireles se desplomó. Estuvo con él en su traslado y durante su intervención quirúrgica. Vació sus tarjetas de crédito para pagar la cuenta del hospital que superó el millón 300 mil pesos.

“Yo lo acompañé cuando el accidente a llevarlo a curar. Yo estuve en la operación. Cuando ví que salió bien, me vine y vinimos a buscar recursos para pagar el hospital. Por ahí están los depósitos del banco, de acuerdo a cómo se estaba recolectando”.

A su regreso a Michoacán, ya recuperado, comenzó a tener diferencias con el gobierno federal y en particular con el comisionado Alfredo Castillo, dejaron de verlo como interlocutor, pues se negó a avalar el registro, desarme y desmovilización.

Por ejemplo, Mireles aseguró que Castillo garantizó durante una reunión el pasado 25 de abril que Hipólito Mora, líder en La Ruana,  sería puesto en libertad junto con más de 100 autodefensas detenidos el último año por portación de armas de fuego.

Tras los dichos de Mireles, Castillo y los líderes de las autodefensas asistentes a la reunión en la que se firmó el acuerdo de registro, desarme y desmovilización, aseguraron que no se tocó el tema de Mora.

La defensa de los presos confirmó que el proceso penal contra Mora seguía otro camino, debido a las acusaciones por el asesinato de Rafael Sánchez El Pollo y José Luis Torres El Nino.

El viernes pasado, mientras poco más de 100 autodefensas de Tepalcatepec se entrenaban para su presentación como policías rurales, Mireles llegó solo a la asociación ganadera, estuvo unos minutos y se fue sin saludar o dialogar con los medios de comunicación.

Además, en medio de la investigación que se sigue en su contra por el asesinato de cinco personas en Chuquiapan, Lázaro Cárdenas, Mireles emprendió una ofensiva contra Estanislao Beltrán, Alberto Gutiérrez, Comandante 5, y Luis Torres, El Americano, quienes ahora forman parte de la policía rural.

Acusó a Beltrán de ser concuño de Jesús Méndez Vargas, El Chango Méndez, líder de La Familia michoacana y rival de Servando Gómez, La Tuta y Enrique Kike Plancarte. Lo mismo al Comandante 5, a quien acusó de estar vinculado con el ex líder de La Familia, a través de los H3, un supuesto nuevo grupo criminal encabezado por Luis Torres, El Americano.

La existencia de este nuevo grupo delictivo fue desmentida por el propio Castillo.

También se exhibió en redes sociales un video en el que dos jóvenes cuyo rostro no se ve, acusan a Beltrán de tener nexos con los Templarios.

Los dos jóvenes acudieron el pasado 4 de mayo a ver a Estanislao Beltrán en la barricada de Chuquiapan para relatarle que fueron obligados a decir frente a la cámara lo que ahora es exhibido.

Las denuncias de cercanos a Mireles señalan que los ahora integrantes de la Policía Rural Estatal trabajan en la reestructuración de La Familia michoacana, a través de Tláloc Méndez Vázquez, familiar de El Chango Méndez. Se difundieron fotografías de la patrulla 78 de Yurécuaro, de la que formó parte cuando era autodefensa.