Acusan de homicidio a comisario y directora del Topo Chico

El fiscal del Ministerio Público también acusó a Gregoria Salazar Robles de los delitos de tráfico de droga y cobro de piso, tras el motín en el que murieron 49 reos.

Monterrey

Al llevar a cabo este sábado varias audiencias en diferentes lapsos, Gregoria Salazar Robles, directora del penal del Topo Chico, Jesús Fernando Domínguez Jaramillo, subcomisario y José Reyes Aguilar Hernández, custodio, fueron acusados de ser los autores materiales de la muerte de los 49 reos.

Dicho lo anterior, el fiscal del Ministerio Público (MP), Carlos Cruz de Hoyos, argumentó que el día de la riña los reclusos utilizaron bates y varillas, además, detectaron la falta de candados, así como reos fuera de sus celdas en horarios no permitidos, lo cual a criterio de esta autoridad, los hace responsables de las muertes.

El Juez de Control, Miguel Ángel Eufrasio, acusó desde el pasado viernes a los funcionarios de homicidio calificado y abuso de autoridad, dentro de la carpeta judicial 654-2016, ello al tomar en cuenta los argumentos del MP.

Tráfico de droga, cobro de pisos y privilegios en diversas celdas, fueron otras de las denuncias que el Fiscal del MP realizó a la directora del penal, así como al subcomisario y custodio, lo cual ha derivado que los grupos de la delincuencia organizada tomen el control y se apoderen del penal del Topo Chico.

Tanto la directora como el subcomisario, mediante sus abogados, acusaron al Ministerio Público de haber aplicado mal los protocolos de la orden de aprehensión, ello al haberlos detenido a destiempo y violar sus derechos, privándolos de su libertad ya que una vez ocurridos los hechos estuvieron escoltados todo el tiempo.

Los abogados de oficio señalaron la presunta vulneración de los derechos de los acusados, argumentando que ellos fueron víctimas de detención prolongada.

Señalaron que la directora, el subcomisario y el celador permanecieron retenidos, incomunicados y constantemente vigilados por agentes ministeriales, desde las 15:00 del jueves 11 de febrero, hasta las 13:00 del viernes 12, cuando les notificaron las órdenes de captura.

Indicaron que sus representados estuvieron primero en las oficinas del reclusorio, desde la tarde del jueves hasta antes del mediodía del viernes.

Esa mañana los agentes los trasladaron al edificio de la Secretaría de Seguridad Estatal, en la avenida Félix U. Gómez, donde supuestamente platicarían con el titular, Cuauhtémoc Antúnez.

Ya al concluir la audiencia de la imputación de los delitos, el Juez de Control ordenó que Salazar y Domínguez fueran trasladados al Cuartel Alamey del municipio de Monterrey para una mayor seguridad, ya que desde este viernes se encuentran recluidos en el penal del Topo Chico.

En tanto, Hernández Aguilar deberá permanecer en el área de observación del penal, mientras se vence el plazo para que le resuelvan su situación.

La autoridad judicial fijó los días miércoles y jueves de la próxima semana para celebrar las audiencias en las que resolverá la situación jurídica de los servidores públicos, y determinará si los vincularán a proceso.

Subcomisario nunca se recontrató

Roberto Flores Treviño, procurador de justicia, aseguró que Jesús Fernando Domínguez Jaramillo nunca fue recontratado por la administración de Jaime Rodríguez Calderón, ya que argumentó, nunca dejó de laborar en el penal del Topo Chico.

Más bien, el funcionario estatal aclaró que Domínguez Jaramillo se encontraba en la anterior administración como Comisario de la Agencia de Administración de Seguridad Pública y ahora con la administración de Jaime Rodríguez Calderón pasó a ser subcomisario del penal del Topo Chico.

Flores Treviño precisó que el doctor Antonio Caballero es quien fungía como comisario del penal, en la administración actual, pero ya una vez detenidos los titulares, ésta persona toma las riendas del Cereso.

"Nunca se le recontrató, él (Domínguez Jaramillo) tenía derechos y no fue despedido, no presentó renuncia y simple y sencillamente se quedó como subcomisario, él era comisario, no fue recontratado.

"Cuando entró, el doctor Antonio Caballero, en cuestiones administrativas, como no presentó su renuncia, Domínguez Jaramillo se quedó como subcomisario", dijo.

A pregunta expresa de por qué imputó a Domínguez Jaramillo y no a Antonio Caballero y saber cuál era la diferencia entre uno y otro, Roberto Flores solamente se limitó a contestar que "esa es parte de una investigación y en el momento en que yo pueda hablar de esas cosas, tengan por seguro que yo los voy a llamar, así como lo he hecho desde que entré al cargo".