Clausura procuraduría ambiental fundidora en Nopala

El motivo central por el que fue clausurada, es por carecer de los permisos de impacto ambiental que expide el poder ejecutivo del estado.

Nopala de Villagrán

La Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente de Hidalgo (Proespah) clausuró la empresa fundidora, denominada Alloy FCA SA de CV asentada en la comunidad de Denthó, municipio de Nopala de Villagrán.

Ello en respuesta a las denuncias de pobladores de la comunidad en relación a la problemática ambiental que generaba.

El motivo central por el que fue clausurada, es por carecer de los permisos de impacto ambiental que expide el poder ejecutivo del estado.

Cerca del mediodía, funcionarios de la Proespah dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Natural de Hidalgo (Semarnath), acudieron a colocar los sellos de clausura. De acuerdo con funcionarios de la dependencia, el proceso legal contra la empresa se deriva de que en días pasados se llevó a cabo la visita de verificación.

Sin embargo, señalan que representantes de la industria dedicada a la fundición de fierro y aluminio, no mostraron los permisos en materia de impacto ambiental y el estudio de riesgo ambiental. Luego de ser clausuradas las instalaciones, circuló la versión de que los empresarios se retirarán de esta demarcación.

Independientemente de esto, y con base en la legislatura ambiental, la empresa tiene 10 días para que manifiesten lo que a su derecho convenga. Aunado a esto, continuarán los trámites respectivos para determinar la sanción económica de la que será sujeta la empresa. Será en un plazo no mayor a un mes cuando se ejecute la resolución correspondiente.

Pobladores del lugar, celebraron la decisión de la procuraduría de medio ambiente, y pidieron al gobierno local no solapar empresas que atentan contra el entorno ecológico.

Es importante recordar que en su momento, pobladores de Denthó, en voz de su delegado auxiliar, Wenceslao Guerrero, denunciaron anomalías de Alloy.

Es decir que desde el mes de abril pasado venia emitiendo sustancia que afectaban a los lugareños en sus vías respiratorias, además de irritar la garganta y ojos.