ONG’s piden eliminar confesiones bajo tortura

Amnistía Internacional y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez expresaron que la tortura y los malos tratos son una práctica a la que policías y militares recurren "con frecuencia".
Claudia, de 34 años, fue detenida de manera arbitraria en su casa por elementos de la Marina el 7 de agosto de 2012, la torturaron y acusaron de portación de arma.
Claudia, de 34 años, fue detenida de manera arbitraria en su casa por elementos de la Marina el 7 de agosto de 2012, la torturaron y acusaron de portación de arma. (Cortesía)

Ciudad de México

Amnistía Internacional y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez pidieron a las autoridades eliminar la obtención de confesiones bajo tortura y malos tratos, ya que es una práctica a la que policías y militares recurren "con frecuencia".

"La tortura y los malos tratos son aplicados con el objetivo de obtener testimonios de personas sospechosas o detenidas arbitrariamente y así sustentar acusaciones criminales", expresaron las organizaciones en un comunicado en el contexto de que un tribunal exoneró el 6 de febrero a Claudia Medina Tamariz, quien fue víctima de tortura por elementos de la Marina para acusarla de portación de arma de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Según las organizaciones, Claudia, de 34 años, fue detenida de manera arbitraria en su casa por elementos de la Marina el 7 de agosto de 2012. "Luego de 36 horas de tortura física, sexual y psicológica —incluidas amenazas hacia su familia, descargas eléctricas, asfixia y vejaciones sexuales—, la obligaron a firmar una declaración auto inculpatoria".

Después de dos años, el Tercer Tribunal Unitario del Poder Judicial de la Federación, en Xalapa, Veracruz, exoneró el 6 de febrero a Medina Tamariz y ordenó su "inmediata libertad".

En la resolución se estableció que las pruebas aportadas por la defensa de Claudia fueron suficientes para comprobar su inocencia y desvanecer las acusaciones en su contra por el delito de portación de arma.

"El tribunal analizó los dictámenes psicológicos y médicos, emitidos por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y por peritos independientes (médico cirujano, especialista en psiquiatría y medicina social), concluyendo que '... durante el lapso, de al menos 12 horas, la procesada fue sujeta de tratos crueles, inhumanos y degradantes'", indicaron las ONG's en el comunicado.

El único elemento que existía contra la veracruzana era el parte informativo de los elementos Secretaría de Marina Armada de México, el cual "quedó desvirtuado al no existir medio de convicción alguno que demuestre, al menos de forma indiciaria, su probable responsabilidad", detallaron.