Claroscuros policiales, inicio de operaciones y desarmes

De los 21 mil 345 oficiales que integraban las diferentes corporaciones de seguridad en la entidad, 4 mil 827 no aprobaron y fueron dados de baja.
La Fuerza Única Regional arrancó actividades en julio.
La Fuerza Única Regional arrancó actividades en julio. (Alejandro Acosta)

Guadalajara

Los procesos de certificación policial fueron tópicos de relevancia durante este año a nivel nacional y Jalisco no fue la excepción, pues las autoridades no sólo culminaron con los exámenes de control y confianza sino que además hubo varios mandos que debieron ser separados de sus cargos por no cumplir con dichos exámenes.

De los 21 mil 345 oficiales que integraban las diferentes corporaciones de seguridad en la entidad, 4 mil 827 no aprobaron y fueron dados de baja.

Uno de los hechos más importantes del año, en esta área, fue el inicio de actividades de la Fuerza Única Regional, lo que llevó a la consolidación de la Fuerza Única Jalisco. Este grupo policial inició con los elementos de 99 municipios que sí firmaron el convenio y conforme fue avanzando el 2014, los otros ayuntamientos se fueron incorporando.

Investigaciones de las autoridades revelaron un alto nivel de infiltración del crimen organizado en algunas corporaciones municipales, por lo que el gobernador del estado, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, ordenó a la Fiscalía General del Estado que, de manera preventiva, se desarmara a la policía de Cocula y Casimiro Castillo.

Los 71 oficiales que integraban las dos corporaciones tuvieron que entregar sus armas y permanecer encuartelados, mientras que los oficia les de la Fuerza Única se ocuparon de las tareas de vigilancia.