Ciclista ebrio se atraviesa a vehículo y es arrollado

Poco antes de llegar a la calle Emilio Carranza en la colonia Aviación de Torreón Manuel Alejandro Moya quien viajaba en bicicleta invadió los carriles centrales y provocó el accidente.
La bicicleta terminó en dos partes y por fortuna el lesionado salió bien librado del accidente ya que se puso mantener en píe.
La bicicleta terminó en dos partes y por fortuna el lesionado salió bien librado del accidente ya que se puso mantener en píe. (Milenio Digital )

Torreón, Coahuila

En completo estado de ebriedad, un hombre que viajaba en una bicicleta se atravesó al paso de un vehículo que lo mandó a volar varios metros después de arrollarlo, por fortuna las lesiones que presentó no ponen en riesgo su vida, el ciclista fue atendido por paramédicos pero se negó a ser trasladado para recibir atención médica, el conductor del vehículo quiso llegar a un acuerdo con él pero no le fue permitido por la autoridad para que todo se hiciera con los debidos procedimientos legales.

A pesar de que el ciclista fue el responsable por cruzarse al paso del vehículo pues circulaba en estado de ebriedad, el conductor del Mondeo se puso a la mejor disposición para repararle los daños.

Fue a las 03:00 horas del jueves, cuando se reportó el accidente al Sistema Estatal de Emergencias y de inmediato acudieron paramédicos de Cruz Roja quienes valoraron las lesiones de Manuel Alejandro Moya Sifuentes de 33 años, quien tiene su domicilio en la colonia Moctezuma, el cual fue arrollado por el conductor de un vehículo Mondeo con placas FHN-94-42 de Coahuila, quien no quiso decir su nombre.

Los hechos ocurrieron cuando Manuel Alejandro circulaba de sur a norte por la calle Ramón Méndez y poco antes de llegar a la calle Emilio Carranza en la colonia Aviación, se tambaleó e invadió los carriles centrales por donde circulaba el vehículo y fue embestido de lleno.

El lesionado se quedó en el lugar y no fue trasladado a un nosocomio, ya que tenía la intención de arreglarse con el conductor del vehículo, pero al lugar llegaron elementos de peritos del Tribunal de Justicia Municipal, quienes no lo permitieron ya que el procedimiento tendría que llevarse a cabo bajo la autoridad correspondiente.

A pesar de que el ciclista fue el responsable por cruzarse al paso del vehículo pues circulaba en estado de ebriedad, el conductor del Mondeo se puso a la mejor disposición para repararle los daños, la bicicleta terminó en dos partes y por fortuna el lesionado salió bien librado del accidente ya que se puso mantener en píe.