En Chilapa se indagan 22 desapariciones: Campa

El subsecretario de Gobernación explica que no tienen evidencia de si las víctimas están vivas.
Roberto Campa Cifrián responde a las preguntas de los reporteros luego de reunirse con familiares de desaparecidos.
Roberto Campa Cifrián responde a las preguntas de los reporteros luego de reunirse con familiares de desaparecidos. (José I Hernández/Cuartoscuro)

Guerrero y México

Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, y Enrique Galindo Ceballos, comisionado general de la Policía Federal, informaron que se investigan 22 casos de desapariciones en Chilapa, y que hasta ahora no hay elementos para establecer si están vivos o muertos.

Los funcionarios se reunieron en privado durante tres horas con familiares de desaparecidos, encabezados por José Díaz Navarro, a quienes ofrecieron que la Policía Federal se quedará para resguardar al municipio.

Campa confirmó que hay 22 casos registrados, de los cuales 14 corresponden a los cinco días que duró la toma del municipio por 300 civiles armados, y hasta el momento hay una muerte confirmada.

Indicó: "No hay en este momento —salvo en un caso que no es de esta última etapa, sino de los meses anteriores— la evidencia de que hayan muerto, se les está buscando con vida. Aunque no hay ningún elemento que nos permita decirles que se mantienen con vida".

Precisó que de los 22 casos, algunos corresponden a 2013, otros a 2014 e incluso en 2015 hay dos etapas: una antes y otra después del 9 de mayo.

Sin embargo, no aclaró si la búsqueda se extenderá a la zona rural y si hablarán con los comisarios, porque "las líneas de investigación tienen que mantenerse en condiciones de secrecía".

Los padres, hermanos y esposas pidieron a los funcionarios honestidad en las indagatorias, sin importar lo crudo que sean los resultados.

"Los queremos vivos, pero si ya están muertos, que nos los devuelvan para sepultarlos", solicitaron.

Galindo se comprometió a mantener al municipio con el resguardo de la Policía Federal para inhibir la posibilidad de que los civiles armados regresen y tomen la alcaldía.

Campa aseguró que en días recientes Chilapa registra niveles de mayor tranquilidad. "El compromiso y la instrucción del secretario de Gobernación es que la Policía Federal se quede" en el municipio, refrendó.

Aclaró que los aproximadamente 30 elementos de la Gendarmería fueron retirados de Chilapa, porque se tomó la decisión de reforzar la seguridad con la Policía Federal.

El encuentro con los familiares se dio siete días después de que éstos solicitaron la intervención directa del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En conferencia de prensa posterior al encuentro, familiares de 16 desaparecidos dieron un voto de confianza a la investigación que realizan la Policía Federal y la Procuraduría General de la República.

Señalaron que Campa y Galindo les informaron que ya han sido realizadas algunas revisiones en las comunidades tomadas por los civiles armados, por lo que reconocieron que en el gobierno federal "hay un alto nivel de compromiso".

Sin embargo, solicitaron la presencia del dirigente nacional del PRD, Carlos Navarrete, en Chilapa para que dé la cara en nombre de Bernardo Ortega Jiménez, presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, a cuyos hermanos vinculan con los civiles armados que tomaron el municipio durante cinco días.

"No fueron policías comunitarios. Son delincuentes y pertenecen a Los Ardillos", acusaron.

Es necesario que Ortega Jiménez deje el cargo para que termine la protección política hacia Los Ardillos, cuyo dirigente más visible se llama Celso Ortega Jiménez, manifestaron.

"Él (Bernardo Ortega) en un inicio negó que se tratara de sus hermanos; posteriormente lo admitió y hay evidencias de que se dedican al narcotráfico y que son Los Ardillos", insistió Díaz Navarro.

Como prevén que el legislador no renuncie, pidieron que Carlos Navarrete se presente en Chilapa para explicar la razón por la que su partido permitió que Bernardo se encumbrara políticamente.

Recordaron que en el caso Iguala, Navarrete tuvo que presentarse para pedir una disculpa porque fue el PRD el que postuló a José Luis Abarca a la presidente municipal, sin revisar los antecedentes penales que tenía.

Dijo que en el PRD saben cómo está la situación de Bernardo Ortega, tan es así, que lo vetaron de las candidaturas a diputado y alcaldes.

Luego, los familiares de los desaparecidos caminaron hacia el zócalo municipal, donde extendieron una gran manta con la leyenda: "No queremos narcoelecciones en Chilapa".