'El Chayo', vivo... hasta ayer

El gobierno federal sabía que el capo no falleció en 2010. Un operador de Moreno González, aprehendido el pasado 7 de febrero, dio detalles sobre la ubicación de su jefe en Tumbiscatío; personal ...

México

Fuerzas especiales del Ejército y la Marina abatieron en Tumbiscatío, Michoacán, a Nazario Moreno González, El Chayo o El más loco, “líder absoluto” de Los caballeros templarios y fundador de La Familia michoacana, quien fue dado por muerto el 9 de diciembre de 2010.

La presente administración contaba con reportes de ciudadanos (autodefensas), autoridades locales y denuncias anónimas que indicaban que Nazario no solo seguía vivo, sino que aún realizaba tareas de extorsión, secuestro y delitos contra la salud.

El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido, señaló que las áreas de inteligencia del gobierno federal realizaron una exhaustiva investigación y se corroboró que El Chayo “seguía vivo y se mantenía como líder indiscutido del grupo delincuencial predominante” en Michoacán.

El dato clave que permitió conocer que este fanático religioso y multiasesino seguía con vida fue la detención que realizó la Marina de una persona armada el pasado 7 de febrero, misma que viajaba en una camioneta en posesión de armamento y droga.

El delincuente confesó ser templario, operador directo de Nazario y declaró que su jefe se ocultaba en Tumbiscatío.

Como parte de la búsqueda, el 4 y 7 de marzo del presente año se hallaron tres tambos de plástico enterrados (en su interior había armamento), además de un vehículo y equipo de comunicación presuntamente propiedad de Nazario Moreno.

Con esa información se tendió un cerco, lo que propició que el capo (quien ordenaba decapitar y adoctrinaba a jóvenes alcohólicos y drogadictos con el argumento de que Dios lo había escogido para que lo acompañaran en su causa) disminuyera al máximo su perfil y seguridad.

A las 7 horas de este domingo, en una vereda que se localiza a 13 kilómetros de la cabecera municipal de Tumbiscatío, las fuerzas especiales ubicaron a Nazario Moreno a bordo de un vehículo y le ordenaron entregarse. El capo se negó y disparó, por lo que fue abatido.

Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República, detalló que la Coordinación de Servicios Periciales confirmó la identidad del narcotraficante, tras una confronta de huellas dactilares.

Los datos registrados en el sistema AFIS, así como la credencial de elector y la cartilla del Servicio Militar Nacional de Nazario Moreno dieron un resultado positivo en la ficha decadactilar.

Con esos análisis se puso fin al mito de que el capo había muerto desde hace más de tres años.

Hoy la PGR recibirá de Estados Unidos información de Nazario, particularmente las huellas dactilares que se le tomaron cuando fue detenido en McCallen, Texas, en 1994, por transportar mariguana. Sin embargo, para el gobierno federal no hay duda de que El más Loco está por fin muerto.

EL MITO

El 9 de diciembre de 2010 el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, informó que los enfrentamientos en Apatzingán, entre la Policía Federal y La Familia, podrían haber provocado la muerte de uno de los principales líderes de esa organización delictiva.

Un día después dio a conocer que el abatido era Nazario Moreno, pero que su cadáver fue rescatado por sicarios.

Ese mismo día, el coordinador operativo y logístico de La Familia, Servando Gómez Martínez, La Tuta, también aseguró que el líder estaba muerto.

“Recuerden muchachos que nuestro máximo líder ya no está, por así decirlo, El doctor (Nazario), que Dios lo tenga donde quiera que se encuentre. Tenemos que seguir adelante, lo tenemos que hacer por nuestra familia y nuestra gente”, manifestó en un mensaje por radiofrecuencia abierta, en Michoacán.

El 16 de diciembre, funcionarios de la PGR aseguraron que Nazario Moreno murió por los impactos de bala que recibió de un helicóptero tripulado por elementos de la Policía Federal.

La versión provocó una disputa en La Familia, pues Jesús El Chango Méndez, líder operativo del cártel, se confrontó con La Tuta, pero Servando Gómez, quien también es fanático religioso, logró expulsar de Michoacán a su ex socio y fundó los Templarios.

Disminuido y exiliado, el 21 de junio la Policía Federal logró la captura de El Chango Méndez, en Aguascalientes.

La Tuta comenzó a cobrar relevancia mediática luego de difundir mensajes en YouTube frente a altares e imágenes con santos, pero con la figura de Nazario Moreno.

En julio de 2012 comenzó a circular un libro con las memorias de Moreno González, donde se asegura que uno de sus planes fue contactarse con el presidente Felipe Calderón para que lo “apoyara” o no “interfiriera”, en su lucha para erradicar a Los Zetas en Michoacán.

Hace 10 días las autodefensas estuvieron a punto de capturar a Nazario en un rancho cercano a Tumbiscatío.

José Manuel Mireles, líder y vocero de esos grupos, dijo que a El Chayo le iba a pasar lo mismo que a Francisco Galeana Núñez, El Pantera, de quien se dijo había muerto el año pasado y fue abatido el 28 de febrero pasado.

Las mismas autodefensas han señalado que el alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez, es familiar de Nazario Moreno, versión que no ha sido confirmada.