Ceresos, sin medios para tratar a presos peligrosos

Directores de los reclusorios de Tepeaca, Atlixco y Cholula dijeron que las cárceles deben reubicarse para resolver la problemática de sobrepoblación y la cercanía con presidencias.

Puebla

Penales ubicados en municipios comparten similitudes, están clasificados como de mínima seguridad, pero tienen presos de alta seguridad; algunos están dentro de las presidencias municipales, a unos metros de las oficinas de los ediles. Pero además presentan hacinamiento que dificulta la reinserción social, como son las actividades deportivas. Algunos son mixtos y sólo unas escaleras separan a hombres de mujeres.

Directores de los reclusorios de Tepeaca y Atlixco dijeron a Milenio Puebla que los centros penitenciarios deben ser reubicados para resolver la problemática de sobrepoblación y no correr el riesgo de fugas, como sucedió en el 2011 en el de Cholula, por donde escaparon 11 internos de alta seguridad. Lo que no alcanza son los recursos para construir nuevas cárceles.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a final del 2013 informó que dos de las tres cárceles más pobladas en el estado de Puebla están reprobadas en gobernabilidad, que son la de San Miguel –en la ciudad de Puebla- y la de Tehuacán; sólo aprobó la de Tepexi de Rodríguez.

El organismo difundió que al cerrar ese año los penales de Puebla registraron una sobrepoblación del 52 por ciento pero reportes de México Evalúa indican que el de Tepeaca es el que presenta mayor hacinamiento.

En el documento Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, el organismo dijo que las condiciones de gobernabilidad en el Cereso de San Miguel, el promedio es de 5.84, en el de Tehuacán de 5.07 y el de Tepexi es de 8.5.

UN TERCIO DE REOS EN TEPEACA ES PELIGROSO

La tercera parte de los internos albergados en el Centro de Reinserción Social de Tepeaca están ligados a la delincuencia organizada o purgan condenas por delitos graves y catalogados de alta peligrosidad. Ellos conviven con los internos de menor perfil criminológico en un penal de mínima seguridad que se encuentra dentro de las instalaciones de la presidencia municipal.

El director del penal, Jesús Herrera Moreno, dijo en entrevista a Milenio Puebla que entre 100 y 120 internos son considerados de alta peligrosidad y comentó que la cárcel de Tepeaca es mixta, sólo unas escaleras separan a los hombres de las mujeres.

"Es un Cereso que alberga internos de alto perfil criminológico: multihomicidas, gente que ha pertenecido al cártel de los Zetas y de este lado se ha dado mucho el delito de secuestro".

Explicó que el centro penitenciario fue construido para albergar entre 80 y 100 internos, sin embargo ahora la cifra de internos ha sido rebasada en un 300 por ciento lo que provoca hacinamiento y baja calidad en los servicios a los internos.

Para disminuir la cantidad de presos en el Centro de Reinserción Social (Cereso) se buscará que algunos puedan conmutar la pena para que puedan salir del penal.

"Vamos a buscar la manera de que los sentenciados que ya tengan el 66.6 por ciento de la pena el estado pueda otorgarles la permuta de la pena y puedan ser acreedores a libertad condicional".

Por su parte, el secretario general del ayuntamiento de Tepeaca, Sergio Juárez Martínez, señaló que al Cereso de Tepeaca llegan detenidos de 13 municipios por lo que se ha firmado un convenio con otros ayuntamientos para solventar los gastos, aunque no todos cumplen con los acuerdos.

"Cada municipio aporta una cantidad de su presupuesto para mantener el Cereso, también, yo creo que parte del problema es que algunos municipios se llegan atrasar pero el municipio de Tepeaca no puede dejar de darles de comer y atender a los reclusos entonces ese el problema principal".

Señaló que para controlar a los internos de alta peligrosidad han solicitado a las autoridades estatales el traslado a Ceresos de mayor seguridad como el de Puebla o Tepexi de Rodríguez.

Explicó que el municipio tiene una propuesta para construir un nuevo penal distrital en Tepeaca que tendría una inversión aproximada a 500 millones de pesos.

"Estamos a la tarea de buscar un lugar lejano a la mancha urbana en alguna de las comunidades se necesita una extensión amplia que dé garantías a la población y a los mismo reclusos".

Agregó que se tiene contemplado que sea un penal de mediana seguridad que tenga capacidad para albergar entre 300 y 400 internos.

Falta de espacio en Atlixco impide a reos hacer deporte

La sobrepoblación del penal de Atlixco, que es de más del 170 por ciento, ha limitado actividades que permitan la reinserción social de los internos, como es el deporte. La creación de un nuevo centro penitenciario sigue siendo un proyecto, reconocieron las autoridades municipales.

En entrevista con Milenio Puebla, el director del penal, Jesús González Cruz, explicó que el principal problema del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Atlixco, ubicado dentro de la presidencia municipal, es la sobrepoblación.

“Nos ha ocasionado la reducción de ciertos espacios que limita el desarrollo de algunas actividades propias de la reinserción (…) El problema en nosotros radica en el espacio, básicamente, que no permite la movilización de los internos para hacer deporte o realizar actividades laborales”.

Explicó que aunque han tenido detenciones de personas relacionadas con la delincuencia organizada o de alta peligrosidad, la mayoría ha sido trasladada a otros penales por lo que los reos de este tipo no superan el 10 por ciento de la población.

Aclaró que esta cifra es resultado de que por protocolo los traslados sólo se pueden hacer para internos que ya fueron sentenciados y no quienes aún enfrentan procesos penales.

Aunque existen quejas por parte de los familiares y de los internos sobre la falta de insumos de higiene personal y de las instalaciones, González Cruz aseguró que la administración municipal hace realiza la inversión necesaria para atender las necesidades del los reos.

El Cereso distrital está hecho para albergar a un máximo de 100 internos sin embargo actualmente alberga a 270, de los cuales 18 son mujeres.
Por su parte el presidente municipal de Atlixco, José Luis Galeazzi Berra, explicó que la operación del penal tiene un costo anual del 5 millones de pesos de los cuales su administración aporta 3 millones y el resto los municipios que envían a sus detenidos a este Cereso.

Cabe recordar que Ardelio Vargas Fosado, exsecretario de Seguridad Pública, dio a conocer que el gobierno del estado tiene un proyecto para la construcción de un nuevo penal distrital para Atlixco, sin embargo el proyecto no ha pasado de los escritorios.

Al respecto Galeazzi Berra señaló que al inicio de su administración se ha rescatado y actualizado el proyecto que tendría una inversión aproximada de 300 millones de pesos.

Señaló que los seis municipios a los que sirve el penal estarían incluidos en el proyecto, pero que buscaría la participación de sus pares como San Pedro Cholula, Huejotzingo, Izúcar de Matamoros entre otros que padecen el mismo problema que Atlixco.

Cabe recordar que el Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria de 2013, elaborado por la Comisión de Derechos Humanos del estado, reprobó al penal de Atlixco con una calificación de 5.14.

En los rubros que peor calificación obtuvo fue derechos humanos relacionados a la situación jurídica de los internos con 4.38 y derechos humanos que garantizan una estancia digna y segura en prisión con 4.63.

En derechos humanos que garantizan su integridad física y moral fue calificado con 3.48 y en materia de derechos humanos que garantizan el desarrollo de actividades productivas y educativas obtuvo 6.51.

En marcha el plan para retirar de zona turística el penal de Cholula

El municipio de San Pedro Cholula también tiene un proyecto para la construcción de un nuevo Centro de Reinserción Social (Cereso) para mitigar la sobrepoblación del centro penitenciario con lo que suman tres proyectos similares en el estado.

El alcalde José Juan Espinosa Torres dio a conocer en días pasado que en una primera etapa el nuevo Cereso tendría una inversión de 100 millones de pesos y tienen dos propuestas para su instalación.

Señaló que con la inversión inicial se emprendería tres etapas que serían la construcción de una barda perimetral y la colocación de infraestructura básica para 300 internos.

El Cereso actual tienen una superficie de tres mil 500 metros cuadrados que albergan a 522 internos –49 mujeres y 129 trabajadores– lo que imposibilita el buen trato para los internos y apoyar a su reinserción social.

Además señaló que un penal no puede estar a unas calles de la plaza central y de la pirámide que son parte de los atractivos más importantes del municipio catalogado como Pueblo Mágico.

La primera propuesta de reubicación del Cereso es en un predio en la carretera estatal a Calpan y otra en el Paso de Cortés a la altura de Santa María Acuexcomac.

El penal distrital de San Pedro Cholula alberga internos de 13 municipios por lo que en el proyecto de Espinosa Torres los ayuntamientos destinarán el 5 por ciento de los recursos del Fondo de Fortalecimiento municipal (Fortamun) con lo que se estima alcanzaría los 11 y medio millones de pesos.

Cabe recordar que el municipio obtuvo una calificación de 6.33 en el Diagnostico Estatal de Centros Penitenciarios 2013 elaborado por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del estado de Puebla.

Además de las constantes quejas de los internos por malos tratos, sobrepoblación y la falta de insumos para higiene personal y de las instalaciones.

El 27 de noviembre de 2011, 11 presos del penal de Cholula, en su mayoría de alta peligrosidad, escaparon por un agujero que hicieron en uno de los muros.

La Secretaría de Seguridad Pública de Puebla precisó en un comunicado que los presos fugados hicieron un boquete de casi 40 centímetros de diámetro en uno de los muros del penal y precisó que algunos pertenecían al grupo de delincuencia organizada de Los Zetas.