Inaugurarán primer Cefereso sustentable en Durango

El penal número 14, situado en el ejido 6 de Octubre de Gómez Palacio, será abierto luego de 36 meses de construcción. Recorre su interior y observa la tecnología de punta que tiene.

Gómez Palacio, Durango

Por lo menos cien hectáreas de concreto y acero conforman un nuevo penal en La Laguna, son las entrañas del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 14, en Gómez Palacio, un "alcatraz" de la época moderna.

Está localizado a 30 kilómetros de distancia, hacia el norte del municipio, específicamente en el ejido 6 de Octubre.

Hay una de las estructuras penitenciarias del país con tecnología de punta, autosustentable de sus servicios y con filtros de seguridad difíciles de evadir.

A simple vista, desde la carretera al estado de Chihuahua, la estructura no es fácil de apreciar, sin embargo, tras tomar su camino a dos kilómetros antes de llegar al acceso principal, la realidad es otra, ya que su construcción impone, además de la vigilancia de sus alrededores.

El concreto es de alta resistencia, con más de diez edificios y con al menos doce torres de vigilancia.

Tres años de construcción

Llevó por lo menos 36 meses llegar hasta el final de la construcción, en su interior 250 personas preparan alimentos, están  atentas a los controles de acceso, vigilan los alrededores y toman fotografías con registro de video y voz a quienes ingresan y salen.

Según autoridades de este centro penitenciario, en este lugar habrá hasta dos mil 500 internos federales, los cuales purgan sentencias que pueden ir desde los 12 meses hasta superar los 80 años, según sea el caso.

El costo de esta mega obra fue de cuatro mil millones de pesos, lo que equivale al presupuesto anual de una ciudad como Torreón por más de tres años.

Por lo menos cuatro filtros deben de pasarse con guardias que tienen estudios mínimos como derecho. En su interior, entre el personal predominan las mujeres.

Las bardas de hasta seis metros de altura con otros tres metros de alambrón sobresalen en los cuatro puntos cardinales.

Estar dentro da la apariencia de otro mundo, un mundo de cemento del que para salir solo será posible enfrentando la justicia.

Una cámara con capacidad de observar a detalle hasta diez kilómetros de distancia, está colocada en la torre más alta, además de que todos los controles son por sistemas de computo. Es aquí donde ver un juego de llaves en manos de un celador es casi imposible.

Características 

Celdas de tres metros de largo por cuatro de ancho, se localizan en módulos especiales dentro de otros, es decir, una cárcel dentro de otra.

Un lavabo, un excusado, una cama rígida, un pequeño escritorio y un espejo en el que apenas se pueden observar los reflejos, será el inmobiliario que tendrán los reos, quienes serán divididos en grupos de 24, cada uno en su celda.

En su interior, guardias con una vista de más de 180 grados en módulos especiales vigilarán las 24 horas del día, ante la peligrosidad que representan los internos, en los que un parpadeo no será permitido.

Barrotes de acero con casi una pulgada de ancho, impedirán que durante las noches los reos salgan, además de que del exterior los separará solo una ventana que abre tan solo un centímetro.

Autosustentable y con helipuerto

El Cefereso de Gómez Palacio es una fortaleza autosustentable, con luz de led alimentada con al menos 40 paneles solares y una planta tratadora para agua sólida y residual. Es el primero en su generación en contar con helipuerto, el cual está localizado en el primer control de acceso.

Cada uno de los módulos de revisión cuenta con personas y sistema de videograbación, además de que toda la estructura tiene acabados en los que será difícil de ocultar objetos.

Son las oficinas administrativas las que cuentan con un piso con acabados elegantes y ventanas de vidrios normales.

El pasto sintético es un factor que sobresale en este penal, pero también los espacios de alambres de púas, las cuales dan una imagen agresiva y simulan trincheras difíciles de violar.

En su interior, los guardias observan cada movimiento, es en este lugar en el que la justicia les enseñará a quienes traficaron con drogas,asesinaron o violaron, que el error cometido tiene un precio y es su libertad.

Es aquí donde al entrar, las máquinas detectan hasta el metal más pequeño, donde está prohibido responder a preguntas de personal ajeno al sitio, donde al estar en su corazón pareciera difícil salir y donde solo las aves tienen la libertad de entrar y abandonar el lugar.

Aprendizaje de varias profesiones y actividades

Contará con una gran gama de actividades, tanto para el interior como para el exterior, en las cuales los reos podrán aprender diversas profesiones.

Según representantes de este penal, se contará con una panadería, tortillería, carnicería, cámaras frigoríficas, estacionamiento para carga y descarga, además de comedor de personal, espacios para conservación de residuos, entre otros y serán vigilados por personal especializado en centros penitenciarios de alta peligrosidad.

Como parte del equipo de lavandería, habrá cuatro lavadoras de 50 kilos y dos de cien, además de un mangler, un túnel de planchado de 18 piezas, un colector de pelusa y una caldera.

Entre otras cosas, habrá un tanque de purga para el agua, un compresor de dos tanques, uno de agua fría y otro de agua suavizada.

Vigilado por más de 50 cámaras

Según datos proporcionados por la Secretaría de Gobernación a este centro penitenciario, se contará con un sistema hidráulico para los sanitarios, el cual consta de un pozo profundo de agua que genera 19 litros por segundo, una cisterna de agua dura y una de 400 metros cúbicos.

Asimismo, una planta potabilizadora con capacidad de 500 metros cúbicos por día, cisternas que alimentarán la manzana de servicios, el centro médico y todo el exterior de la muralla, además de los dormitorios.

Este proyecto cuenta con más de 50 cámaras de vigilancia, las cuales pueden ser operadas desde un cuarto de mando, así como registros de voz a distancia, vehículos todo terreno como lo son camionetas pick - up y cuatrimotos, las cuales se encargarán de vigilar.

En el acceso principal, un grupo de por lo menos cinco agentes de la Policía Federal recibirá a las personas. Se cuenta con un camino obstaculizado por muros de concreto para que las unidades que entran o salen tengan que hacerlo en zigzag.

Estará prohibido ingresar con dinero, relojes o artículos de valor que puedan quedarse en su interior, además de que estarán registradas con fotos de frente y de perfil, las personas que ingresen en las horas de visita.

Durante el recorrido de este jueves otorgado a Grupo Milenio, se pudo apreciar que no hay aún una población de reos, pero luego de ponerse en operaciones se calcula que en este mismo mes lleguen los primeros 500.