Corrupción causa violaciones a derechos humanos: experto

El director de la Red por la Rendición de Cuentas, Mauricio Merino, dijo que cuando a un político no se le exigen cuentas ni hay un efecto después de darlas, causa casos como el de Iguala.
En el foro La Sociedad Responde, convocado por Fundar y el Centro Prodh.
En el foro La Sociedad Responde, convocado por Fundar y el Centro Prodh. (Jesús Badillo)

Ciudad de México

La corrupción es la causa de las violaciones a los derechos humanos, de la desigualdad y la discriminación, dijo el director de la Red por la Rendición de Cuentas, Mauricio Merino.

El también profesor-investigador en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) indicó que la corrupción y las violaciones a los derechos humanos son temas que deben atenderse simultáneamente para evitar casos como el de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos por policías y criminales.

Cuando a una persona con la responsabilidad de cumplir (a la sociedad) no hay manera de exigirle esa responsabilidad, de llamarlos a cuentas ni de que haya efectos después de llamarlos a cuentas, "ese espacio de impunidad, esa facilidad con que en México la responsabilidad no puede ser cumplida sin que pase nada, llega al grado de violencia y delitos de lesa humanidad como el caso de Iguala", explicó.

En el foro La Sociedad Responde, convocado por Fundar y el Centro Prodh, Merino afirmó que el hartazgo por la impunidad y las violaciones a los derechos humanos en el caso Ayotzinapa, además del abuso de poder en el caso de la "Casa Blanca" fueron simbólicamente las gotas que derramaron el vaso para que sea el momento de cambiar las cosas.

El investigador del CIDE consideró que la ley de transparencia y la de anticorrupción pueden ser dos puertas, que si aún no están totalmente abiertas, no podemos abandonarlas. "Debemos cruzarlas".

Agregó que también deben proponerse y aprobarse leyes generales de archivos, de datos personales y de responsabilidad.

En su turno, el experto en transparencia y derechos humanos, Christian Gruenberg, consideró que para combatir la corrupción es necesario tratar primero los casos de violaciones a derechos humanos.

Explicó que de clasificar dicha práctica en gran corrupción y menor corrupción, ésta última es la que perjudica a grupos vulnerables. "Pequeños actos de corrupción son letales para los servicios públicos", dijo.

Mauricio Merino no estuvo de acuerdo con el planteamiento de Christian Gruenberg sobre primero atender las violaciones a los derechos y después a la corrupción, pues dijo que ambos temas deben atenderse simultáneamente, porque si no pasarían años sin resolverse uno u otro.

Por su parte César Rodríguez, director internacional y miembro fundador del Centro de Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad, dijo que si se otorga a los funcionarios un fuero desmedido habrá un perdón e impunidad generalizada.

Rodríguez manifestó que se debe analizar el qué, por qué y a quienes se les da esta garantía para prevenir de actos de corrupción.