Declaran culpable a Rafael Caro por muerte de Camarena

Casi treinta años después del asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, un tribunal federal declaró culpables a Rafael Caro Quintero y a Ernesto Fonseca, 'Don Neto'.
Rafael Caro Quintero
Rafael Caro Quintero

Ciudad de México

Un tribunal federal declaró culpable a Rafael Caro Quintero de secuestro y homicidio de Enrique Camarena Salazar, agente de la DEA, y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar, ocurridos en 1985.

El tribunal emitió una nueva orden de aprehensión contra el ex líder del Cártel de Guadalajara.

El fallo del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito se da en acato a lo ordenado por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que encontró inconsistencias en el amparo concedido al narcotraficante y demandó a ese tribunal subsanar las deficiencias detectadas.

A casi 30 años de los hechos, también fue hallado culpable de estos delitos el narcotraficante Ernesto Fonseca Carrillo, alias Don Neto, quien se encuentra en prisión.

El estadunidense y el piloto fueron torturados y asesinados por órdenes del Cártel de Guadalajara en febrero de 1985.

Caro Quintero fue detenido en Costa Rica poco después de los asesinatos, y recobró su libertad en agosto de 2013, antes de cumplir su condena por narcotráfico, debido a que obtuvo un amparo.

Las fallas en el proceso por el caso del asesinato de Camarena y Zavala le abrieron las puertas de la cárcel. Aunque ya había recibido una condena de más de 40 años por estos hechos, la defensa del capo logró revolcarla mediante argucias legales como los argumentos de que tuvo que haber sido juzgado en el fuero común y no en tribunales federales,  y que la estancia legal de Camarena en México era irregular.

El 7 de agosto de 2013, un tribunal federal le otorgó un amparo a Caro Quintero y ordenó la liberación del narcotraficante, ante las protestas de la PGR y del gobierno de Estados Unidos.

Caro Quintero es considerado prófugo de la justicia mexicana prácticamente desde que salió de prisión, y el gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por su captura.