Supuesto socio de El Chapo se declara inocente en EU

El hondureño Carlos Lobo, alias "Lobo Negro", acusado de colaborar con el líder del Cártel de Sinaloa, se declaró inocente ante un tribunal federal en Miami tras ser extraditado ayer a Estados Unidos.
Carlos Arnaldo Lobo, alias "El Lobo Negro", es escoltado por soldados tras presentarse en una corte en Tegucigalpa, Honduras; Lobo fue extraditado anoche a Estados Unidos.
Carlos Arnaldo Lobo, alias "El Lobo Negro", es escoltado por soldados tras presentarse en una corte en Tegucigalpa, Honduras; Lobo fue extraditado anoche a Estados Unidos. (Reuters)

Miami

El presunto narcotraficante hondureño Carlos Lobo, recién extraditado a Estados Unidos y acusado de colaborar con el mexicano Cártel de Sinaloa, se declaró hoy inocente al comparecer por primera vez ante un tribunal federal estadunidense en Miami.

Lobo, alias Lobo Negro y extraditado la noche del jueves por el gobierno de Honduras, está acusado de enviar cocaína vía marítima a Estados Unidos, según documentos de la corte en Miami.

Su abogado defensor, Louis Casuso, dijo que su cliente presentó una declaración de no culpabilidad. "Nos declaramos no culpables y pedimos un juicio con jurado", dijo a la prensa afuera del tribunal, donde explicó que "como fue extraditado, no le dieron fianza".

Lobo es el primer hondureño en ser extraditado a Estados Unidos luego de una intensa batalla legal que se inició poco después de su arresto en marzo pasado en la norteña ciudad hondureña de San Pedro Sula, capital industrial del país centroamericano.

En abril pasado el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo identificó como un operador en Centroamérica del Cártel de Sinaloa del recién capturado Joaquín El Chapo Guzmán, y lo incluyó en una lista de narcotraficantes importantes.

De acuerdo con funcionarios estadunidenses, operando desde Panamá y Honduras, Lobo traficó varias toneladas de cargamentos de cocaína de Colombia para bandas de Centroamérica y México.

Este trasiego lo realizaba con bandas del narcotráfico como Los Cachiros en Honduras y el Cártel de Sinaloa además de otros grupos criminales en Guatemala.

Lobo enfrentaría una condena de 20 años de prisión, de ser hallado culpable en un juicio.

Su abogado dijo que las pruebas en su contra sólo "son tipos que están diciendo que él los ayudó a embarcar la droga".

En 2011 las autoridades hondureñas decomisaron a Lobo el equivalente a casi 26 millones de dólares en Lempiras (la moneda local), y un año después hizo lo mismo con un complejo de negocios valorado en un millón de dólares.