Muere hombre dentro de la cárcel municipal de Gómez

Luis Enrique Hernández se encontraba en el patio tapado con una cobija, personal informó que había ingresado la noche del domingo y a pocos minutos de salir de las celdas se desvaneció.
El hombre fue identificado en el lugar como la persona que en vida respondiera al nombre de Luis Enrique Hernández Santana de 51 años de edad.
El hombre fue identificado en el lugar como la persona que en vida respondiera al nombre de Luis Enrique Hernández Santana de 51 años de edad. (Milenio Digital )

Gómez Palacio, Durango

La tarde del lunes, se generó una movilización de elementos de seguridad hasta las celdas de la Cárcel Municipal en Gómez Palacio, tras el reporte de uno de los internos sin vida en el lugar.

Fueron minutos después de las 12 del mediodía, que se dio aviso al personal de Homicidios y agentes de la Dirección Estatal de Investigación (DEI), sobre la muerte de un hombre al interior de la Cárcel Municipal en avenida Hidalgo y 20 de Noviembre en la zona centro de Gómez Palacio.

Al arribar, el personal de Homicidios e ingresar a la cárcel, corroboraron el hecho al encontrar el cuerpo de un hombre en el patio, tapado con una cobija.

Tras dar fe del deceso, se ordenó que el cuerpo fuera trasladado a la morgue para que se le practicara el estudio de ley y así determinar las causas de su muerte.

Se entrevistaron con el personal, quienes les manifestaron que el hombre había ingresado la noche del domingo, tras encontrarle ingiriendo bebidas embriagantes en la Plaza de Armas y que no era la primeras vez que era detenido, ya que acostumbraba a vagar por las calles en estado de ebriedad y no fue hasta la tarde del lunes, que al hablarle para que realizara una serie de trabajos de limpieza en la cárcel y posteriormente salir en libertad, pasaron unos minutos cuando tras salir de las celdas, se desvaneció ya sin signos vitales.

El hombre fue identificado en el lugar como la persona que en vida respondiera al nombre de Luis Enrique Hernández Santana de 51 años de edad.

Tras dar fe del deceso, se ordenó que el cuerpo fuera trasladado a la morgue para que se le practicara el estudio de ley y así determinar las causas de su muerte.