'Templarios' y 'zetas' van por terreno del cártel de Sinaloa

De acuerdo con el consultor en seguridad pública, Eduardo Guerrero, tras la detención de Joaquín El Chapo Guzmán, Ismael El Mayo Zambada subirá como el número uno de la organización criminal.

Ciudad de México

Cárteles como el de los Caballeros Templarios, el de los Beltrán Leyva, el del Golfo y los zetas buscarán ganarle terrero al de Sinaloa tras la detención de Joaquín El Chapo Guzmán, explica Eduardo Guerrero, consultor en seguridad pública.

Para el analista la captura del líder del cártel de Sinaloa es un logro del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, pero no se traduce en más seguridad para la gente, ni en una baja en delitos como homicidio, secuestro y extorsión.

Eduardo Guerrero explica que Ismael El Mayo Zambada asumirá el liderazgo y control del cártel de Sinaloa, lo que podría llevar de uno a dos meses, y que en esa transición otros cárteles buscarán expandirse, lo que podría generar algunos brotes de violencia en entidades como Guerrero, Morelos y Tamaulipas, sin embargo el experto descartó una escalada de violencia.

"Los otros cárteles lo que van a buscar en algunas zonas del país es ganarle terreno a Sinaloa, sobre todo en las próximas semanas aprovechando la falta de dirección de El Chapo y su equipo, eso lo van a buscar los Templarios, aunque no en Michoacán pero sí en otros lugares como Morelos y el Estado de México.

Lo van a buscar los Beltrán Leyva, aunque es un cártel que está muy diseminado y muy fragmentado, sigue siendo importante en algunas centrales del país, sobre todo en Morelos. También el cártel del Golfo y los fragmentos de los zetas van a buscar pelear con las organizaciones de Sinaloa que están en Tamaulipas, en Coahuila, en la Laguna, en Nuevo Laredo y la frontera chicha, seguramente ahí veremos algunos brotes de violencia en estos días, pero veo muy difícil que esto vaya a generar una ola de violencia, lo descarto completamente," afirmó.

De acuerdo con Eduardo Guerrero la captura de El Chapo Guzmán no va a desintegrar el cártel de Sinaloa y lo que pasará es que Ismael El Mayo Zambada quedará al frente de la organización criminal en la que hay todavía capos importantes como Juan José Esparragoza, alias el Azul.

"Lo que veremos será un cambio generacional en el cártel en términos de jefes de zona, ahora tienen que ser nuevos porque tienen que responder a El Mayo en lugar de a El Chapo.

Seguramente habrá relevos de lugartenientes y de jefes de sicarios del cártel de Sinaloa en varias localidades del país y eso generará algunas rupturas, roces, enfrentamientos, pero dudo que eso genere epidemias de violencia de gran escala", señaló el especialista.

Afirmó que en términos de seguridad, el golpe no es muy contundente y la organización va a seguir existiendo porque sólo se capturó a El Chapo y a un círculo pequeño de él, y no se dieron detenciones de la cúpula del cártel.

Sin embargo, el consultor en temas de seguridad destacó que el hecho de que se hayan logrado detenciones importantes de jefes de sicarios y de seguridad de algunos lugartenientes quiere decir que ha habido un progreso en términos de inteligencia y de intercambio de información entre México y Estados Unidos.

Para el analista la detención de Guzmán Loera es una captura muy meritoria porque se trata del capo número uno de México y de alguien que estaba muy protegido tanto por la organización a la que pertenece como por las comunidades donde fungía como benefactor, sobre todo en el estado de Sinaloa.

"En términos políticos el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se anotó un gol y esto va a subir el rating muy fuerte en términos de seguridad. Va a tener un impacto muy favorable en la opinión pública, habrá aplausos durante varias semanas y el gobierno de Estados Unidos nos va a felicitar", dijo.

Sin embargo, Eduardo Guerrero destacó que la captura de El Chapo Guzmán no se traduce en más seguridad para la gente, en menos homicidios, en menos extorciones, y en menos secuestros, "eso es muy remoto que suceda, eso requiere de otro tipo de trabajo mucho más arduo y perseverante, que tiene que ver con las policías estatales y con las policías municipales".