Capacitado, solo uno de cada diez guardias privados

Más de la mitad de los efectivos cuenta con algún tipo de arma, y cerca de 10 por ciento porta una de fuego, revelan una evaluación hecha por la Auditoría Superior de la Federación.
Las empresas que prestan el servicio están reguladas a medias y mal.
Las empresas que prestan el servicio están reguladas a medias y mal. (Octavio Hoyos)

México

En México hay un millón de elementos de seguridad privada, de los cuales, 750 mil no están regulados y solo uno de cada diez está debidamente capacitado.

Además, más de la mitad de los efectivos de seguridad privada cuenta con algún tipo de de arma, y cerca de 10 por ciento porta una de fuego.

Las empresas de seguridad privada carecen de una regulación homologada, por lo que buena parte de quienes brindan este servicio no cumplen con todos los requisitos previstos en la ley.

Debido a los índices de inseguridad, el mercado de custodios para fábricas, viviendas, mercancías y los llamados escoltas ha aumentado en los últimos años entre 5 y 8 por ciento.

Sin embargo, las empresas de seguridad están reguladas a medias y mal. No se sabe de manera exacta cuántas se dedican a este giro, debido a que hay más de una legislación que rige en los estados y no existe una base de datos unificada para conocer dónde y quiénes operan en las empresas de este tipo.

Lo anterior se desprende de una evaluación hecha por la Auditoría Superior de la Federación, la cual asegura que la Dirección General de Seguridad Privada de la Secretaría de Gobernación, hasta 2013, no disponía de los convenios de coordinación con los gobiernos estatales y el del Distrito Federal que le dieran información de cada uno de los prestadores de servicios autorizados.

Según la Ley Federal de Seguridad Privada, se debe integrar el registro nacional de este tipo de empresas; sin embargo, hasta 2013 éste no se cumple, y para 2014 solo se contaba con un convenio marco de coordinación de acciones en la materia para suscribirse entre la Segob y las entidades federativas.

A pesar de ello, solo en 2013 el número de empresas de seguridad privada que se registraron fue de 914. Con lo anterior se incorporaron al mercado de manera formal 64 mil 235 personas  para prestar el servicio, además de mil 492 vehículos, así como mil 858 armas cortas y 2 mil 93 largas.

En cuestión de cifras pocas asociaciones que tienen que ver con seguridad privada han logrado tener datos fidedignos, mientras la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada, en voz de Marcos Ossio, asegura que hay unas 2 mil 500 empresas registradas de las 6 mil que se calcula, operan en el país.

Fernando Polanco, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Especializados en Seguridad Privada, estima que hay entre 64 mil y 100 mil elementos de seguridad registrados, a pesar de que laboran cerca de un millón de personas en este giro.

“No tenemos cifras exactas, con lo único con lo que contamos es con estimativos y ahí radica el problema, porque las empresas irregulares aprovechan los vacíos legales para operar”, dijo Ossio en entrevista.

Ambos presidentes de las asociaciones reclamaron además que la competencia desleal afecta el mercado, debido a que las empresas irregulares no cumplen con todos los requisitos, lo que abarata los costos de contratación.

“Sin embargo, la falta de regulación termina por ser más cara, porque el personal no está capacitado para enfrentar algún tipo de contingencia”, dijo.

 Desde la década de los noventa se han ido formando empresas de seguridad privada que ofrecen servicios que van desde escoltas privadas, vigilancia en fábricas, condominios y corporativos, hasta la vigilancia de mercancía durante su traslado.

Los empresarios buscan conformar una cámara de seguridad privada para que se conjunten todas las empresas que se dedican al ramo y con ello lograr un registro único en las 32 entidades.

“Tenemos una dispersión de las empresas, hay algunas que sí están incorporadas en el terreno federal, pero como hay legislaciones diversas, en el ámbito local hay muchas de las que no conocemos que existen”, dijo Alberto Rivera, de la Asociación Mexicana de Seguridad Privada.