Camioneta arrolla y mata a tres adolescentes en carretera

Los jóvenes se detuvieron a mitad de la autopista para pasar gasolina de una moto a otra y una camioneta los atropelló.

Ébano

Una tragedia se registró en el municipio de Ébano, cuando tres jovencitos murieron arrollados por una camioneta después de regresar de los festejos de aniversario del ejido Aurelio Manrique. Supuestamente se detuvieron a media carretera a pasar gasolina de una motocicleta a otra, el conductor de la unidad  no los vio porque estaban entre la oscuridad y  los atropelló intempestivamente.

El ejido Aurelio Manrique cumplió 34 años de fundación este martes 23 de febrero, así que desde semanas antes los habitantes programaron el festejo. Por la mañana hubo una misa, después un jaripeo y en la noche un baile con el Grupo Legítimo y Estrago Norteño. Todo fue alegría, pero la fiesta terminó en tragedia para tres familias. Noé, Roberto, Héctor y otros tres jovencitos más subieron a dos motocicletas para regresar a casa.

Trepados  tres en cada una,  entre risas y plática enfilaron por la carretera asfaltada hacia sus domicilios en el poblado Ponciano Arriaga. Una Itálika negro con amarillo, otra café con gris. La versión que se mencionó es que a uno se le fue agotando la gasolina y de repente se paró, por lo que se les ocurrió pasarse combustible; sacaron una manguera y se detuvieron a media carretera. Apenas se aluzaban con teléfonos celulares y la oscuridad imperaba a esa hora de la madrugada.

Eran poco después de las tres. Repentinamente una camioneta venía y no hubo tiempo de reaccionar ni por parte del conductor ni de los jóvenes. La Nissan pick up blanca que no traía placas circulaba a considerable velocidad, por lo que se les fue encima completamente, quedando tirados los menores.

Noé Torres Loredo de 17 años, quien vivía en el ejido Alfredo Bonfil en Ponciano Arriaga murió de manera instantánea, mientras que Roberto Montes Santos, de 16 y Héctor Jiménez Hernández, de 17 quedaron gravemente heridos, cuando eran llevados a recibir atención médica ya no reaccionaron y sus corazones dejaron de latir para siempre.

Dos más quedaron también lesionados, mientras que otro se salvó y milagrosamente resultó ileso. Descontrolada, la camioneta se salió del camino y cuando el conductor se dio cuenta de la magnitud del percance, huyó del sitio. Los cuerpos de los tres jovencitos fueron llevados a la Subprocuraduría de Justicia en Ciudad Valles donde en el servicio médico forense les realizaron las necropsias.