Calderón ofreció 915 mdp por 37 líderes del 'narco'

Cinco años después habían sido detenidos 218 personas vinculadas con los cárteles, según la ex titular de la PGR Marisela Morales; esta administración ha ofrecido 20 mdp por 18 cabecillas.
"El Chapo" Guzmán, uno de los delincuentes por los que se ofreció recompensa.
"El Chapo" Guzmán, uno de los delincuentes por los que se ofreció recompensa. (Daniel Cruz/Archivo)

México

El gobierno de Felipe Calderón ofreció 915 millones de pesos por información fidedigna que condujera a la captura de 37 líderes y operadores del crimen organizado, aunque se desconoce si el dinero fue cobrado por algún ciudadano.

En noviembre de 2011, Marisela Morales, entonces titular de la PGR, afirmó que el Programa de Recompensas permitió la ubicación de 218 personas identificadas como probables responsables de "delitos graves", quienes fueron denunciados por la población.

En la presente gestión solo se ha emitido un acuerdo (en 2013) por el cual se ofrecieron 20 millones de pesos para localizar a 14 personas, quienes permanecen desaparecidas desde 2012 y se presume que fueron víctimas de la delincuencia.

El Programa de Recompensas de la PGR data de 2006 y es uno de los instrumentos con que cuenta la institución para obtener información relevante que puede ser integrada a las investigaciones y averiguaciones previas.

El objetivo de este instrumento es identificar, localizar, detener o aprehender a probables responsables de delitos graves.

La mayor parte del dinero que se ofreció en el mandato de Calderón se destinó a ubicar a integrantes del cártel de Los Zetas, debido a que era el grupo más violento.

El 8 octubre de 2012 los esfuerzos del gobierno federal se cumplimentaron cuando personal de la Secretaría de Marina logró abatir al líder del cártel, Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, en Progreso, Coahuila.

De los 915 millones de pesos de recompensa que el gobierno dijo estar dispuesto a dar para detener a 37 delincuentes, 210 millones se destinaron a dar con 15 integrantes de Los Zetas y ex aliados del cártel del Golfo.

A pesar de los golpes, Los Zetas lograron alianzas con los cárteles de Juárez y los Beltrán Leyva para confrontar al cártel de Sinaloa que dirigían Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael Zambada.

En el gobierno anterior solo quedó pendiente la captura de los hermanos Miguel Ángel (El Z40, ex líder detenido en el mandato de Enrique Peña Nieto) y Omar Treviño Morales, El L42, actual dirigente del grupo.

Las capturas de fundadores y operadores de ese grupo sumaron 19, pues en el transcurso de la lucha contra el narcotráfico surgieron nombres que cobraron relevancia, debido a las matanzas que ordenaron.

Entre las bajas en esa organización están las de Sigifredo Nájera Talamantes, El Canicón, a quien se le adjudicó la muerte de nueve militares y el ataque al consulado de Estados Unidos en Monterrey, en 2008, y Julián Zapata Espinoza, El Piolín, quien el 23 de febrero de 2011 asesinó al agente Jaime Zapata, del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de esa nación.

Asimismo, Martín Omar Estrada Luna, El Kilo, supuesto jefe de la plaza en San Fernando, Tamaulipas, y responsable de la muerte de más de 200 personas encontradas en fosas clandestinas de esa localidad entre 2010 y 2011, y Octavio Almanza Morales, El Gori 4, responsable de los asesinatos del general de brigada diplomado del Estado Mayor Mauro Enrique Tello Quiñones y el teniente de infantería Getulio César Romín Zuñiga.

MáS DINERO

La PGR ofreció 150 millones de pesos por los dirigentes del cártel de Sinaloa: Joaquín El Chapo Guzmán (detenido este año); Ismael El Mayo Zambada García; Ignacio Nacho Coronel (abatido); Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, y Sandra Beltrán Ávila, La reina del Pacífico.

De Igual manera, dispuso de 120 millones de pesos para atrapar a los líderes y jefes de sicarios del cártel Beltrán Leyva, entre ellos Arturo Beltrán, El Barbas, abatido por la Marina en diciembre de 2009, en Cuernavaca.

Por los dirigentes del cártel de La Familia se ofrecieron 120 millones de pesos. Aquí destacan las acciones para ubicar a Nazario Moreno González, El Chayo (a quien se dio por muerto, aunque finalmente la Marina lo abatió en este sexenio); Servando Gómez Martínez, La Tuta o El Profe; Jesús El Chango Méndez (detenido) y Dionisio Loya Plancarte, El Tío (capturado con Peña Nieto).

En tanto, por Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, líder del cártel de Juárez, y su sobrino Vicente Carrillo Leyva (detenido), hijo de Amado Carrillo Fuentes, El señor de los cielos, se ofrecieron 60 millones de pesos, de los cuales 15 millones fueron para localizar a su jefe de lugartenientes, Juan Pablo Ledesma, El JL, quien presuntamente murió.