Caen 4 municipales por asesinato de gendarmes en Jalisco

Los sospechosos son Raúl Romero Ramírez, David Vázquez Estévez, José Guadalupe Echavarría Arcos y Jonathan Alejandro González González, quienes "se desempeñaban como policías municipales".

México

La Policía Federal capturó a cuatro policías municipales que presuntamente actuaban bajo las órdenes del cártel de Jalisco Nueva Generación y participaron en el asesinato de cinco efectivos de la División de Gendarmería, quienes fueron emboscados cuando realizaban patrullajes en Ocotlán, Jalisco, el 19 de marzo.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), los uniformados iban en siete unidades en el momento en que hombres armados, que se desplazaban en al menos una docena de vehículos, les dispararon. La agresión dejó además ocho gendarmes lesionados.

En un comunicado, el organismo informó que los sospechosos son Raúl Romero Ramírez, David Vázquez Estévez, José Guadalupe Echavarría Arcos y Jonathan Alejandro González González, quienes "se desempeñaban como policías municipales".

La CNS indicó que las detenciones se concretaron en operaciones en Jalisco y Puebla, con base en labores de inteligencia que derivaron de las órdenes de aprehensión que giró el juez primero de distrito de procesos penales federales.

"Elementos de la División de Gendarmería de la Policía Federal y personal de la Procuraduría General de la República llevaron a cabo un intercambio de información, de donde se desprendieron líneas de investigación tendientes a la captura de los probables responsables.

"Para dar seguimiento a esas líneas de investigación se llevaron a cabo vigilancias fijas y móviles, mediante las cuales fue posible ubicar a tres sujetos en Jalisco y uno más en Puebla, quienes fueron detenidos", agregó la CNS.

El 20 de marzo pasado, la comisión fue la que señaló que los gendarmes estaban asignados a labores de vigilancia y prevención en el corredor agrícola e industrial Guanajuato-Jalisco.

Sostuvo que alrededor de las 21:15 horas los federales circulaban en un convoy conformado por siete unidades, y fueron emboscados en la colonia La Mascota, en Ocotlán, "cuando una de las camionetas avanzó junto a un vehículo blan-
co estacionado".

Posteriormente, funcionarios del gabinete de seguridad nacional dijeron que todo comenzó cuando un mando se percató de que una mujer era maltratada por un hombre; bajó de su vehículo para intentar detener la agresión.

Sin embargo, el policía no se percató de que el sospechoso estaba armado y de que contaba con un "círculo de seguridad" conformado por presuntos miembros del cártel de Jalisco Nueva Generación que dispararon a los agentes.