Caen 3 "templarios" ligados a más de 200 homicidios

Sus víctimas eran secuestrados, sicarios de grupos rivales y vendedores de droga; su líder, Felipe Viveros, también se encargaba de la extorsión a autoridades de la segunda entidad.
Los tres sujetos detenidos por la Policía Federal.
Los tres sujetos detenidos por la Policía Federal. (Especial)

México

La Policía Federal capturó en Jalisco a tres sujetos que pertenecieron a La Familia michoacana —ahora Los caballeros templarios—, quienes presuntamente están relacionados con más de 200 homicidios de secuestrados, integrantes de grupos antagónicos del crimen organizado y vendedores de droga.

En coordinación con la Procuraduría General de la República se realizaron operaciones simultáneas en las que fueron aprehendidos Felipe Viveros García, de 30 años; José Bernabé López Alcaraz, de 43, y Froylán Barrera Morales, de 40.

Según autoridades federales, los tres sospechosos están vinculados con los delitos de delincuencia organizada, secuestro, extorsión, homicidio, tráfico y acopio de armas.

Los tres fueron capturados con base en labores de inteligencia de la Policía Federal en los municipios de Tomatlán y Zapopan, Jalisco.

De acuerdo con las indagatorias, Viveros García ordenó y participó en más de 200 homicidios cometidos contra víctimas de secuestro, integrantes de grupos antagónicos y vendedores de droga.

A este sujeto se le identificó también como el posible encargado de extorsionar a diversas autoridades de Jalisco.

Su zona de operación, de acuerdo con información de las autoridades federales, eran los municipios de Teloloapan, Apaxtla de Castrejón, Cuetzala del Progreso, Tepecuacuilco, Iguala de la Independencia y Arcelia, en Guerrero, así como diversos ayuntamientos en Jalisco.  

Conforme a las investigaciones instruidas por la Agencia del Ministerio Público de la Federación, Viveros García está vinculado con al menos 10 casos de secuestro documentados.

En tanto, Bernabé López Alcaraz y Froylán Barrera Morales presuntamente dirigían algunos grupos delictivos que se encargaban de informar sobre las actividades de las autoridades y brindar seguridad a los integrantes de la banda delictiva, además de coordinar los equipos de radiocomunicación.

VÍCTIMAS DE PLAGIO

La Policía Federal dio a conocer que las víctimas de secuestro de este grupo delictivo eran sometidas a largos periodos de cautiverio en campamentos habilitados como casas de seguridad, ubicados en Arcelia y Teloloapan.

En un comunicado, la Secretaría de Gobernación confirmó que Viveros García ordenó y participó en más de 200 homicidios cometidos contra víctimas de secuestro, integrantes de grupos antagónicos y vendedores de droga, y “se le identificó como el posible encargado de extorsionar a diversas autoridades del estado de Jalisco”.

El operativo que permitió la captura de los tres sujetos se realizó en coordinación con funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), después de investigaciones desarrolladas en los municipios de Tomatlán y Zapopan.

Los detenidos fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO).

Después de informar de la captura de estos sujetos, la Comisión Nacional de Seguridad, de la Secretaría de Gobernación, responsable de las acciones de la Policía Federal, reiteró el compromiso de “mantener el etrabajo coordinado para ofrecer a la ciudadanía mejores resultados en materia de seguridad”.

El pasado fin de semana la Policía Federal capturó en Hidalgo a 16 integrantes de Los caballeros templarios que secuestraban, extorsionaban, robaban a transportistas y distribuían droga en Michoacán, Estado de México, Guanajuato e Hidalgo.

:CLAVES

CON 80 MIL DÓLARES

Agentes de Aduana y Protección Fronteriza decomisaron más de 81 mil dólares y detuvieron a una persona, quien pretendía omitir la declaración e internar el dinero a territorio nacional.

El portavoz de la dependencia, Eduardo Pérez, dijo que agentes del área de salida del cruce internacional que une Brownsville, Texas, con Matamoros, Tamaulipas, hicieron la captura.

Se trata de la conductora de un vehículo Chrysler Town Country, modelo 2002, quien pretendía abandonar territorio estadunidense sin declarar el dinero. Los 81 mil dólares iba en tres paquetes ocultos en el interior del auto.