Caen extorsionadores; se hacían pasar por crimen organizado

La banda de delincuentes detenida en el municipio de Escobedo estaba conformada por cuatro hombres y dos mujeres, una de ellas menor de edad. 

Escobedo

Una banda de extorsionadores que fingía pertenecer al crimen organizado terminó su carrera delictiva en la cárcel cuando sus víctimas se animaron a denunciarla a la policía de Escobedo, cuyos elementos los rastrearon hasta detectarlos y detenerlos.

Los delincuentes, cuatro hombres y dos mujeres, una de ellas menor de edad, se dedicaban a pedir dinero en bares y cantinas de Escobedo, bajo la amenaza de que quienes no pagaran serían castigados por el crimen organizado.

Francisco Javier González Salinas, de 27 años de edad, con domicilio en la colonia Linda Vista, de Guadalupe, es quien parece ser el líder de la banda de presuntos extorsionadores.

Junto con él fueron detenidos Ángel Mauricio Espinoza, de 21 años, quien vive en la colonia Fuentes de Escobedo; Juan Carlos Tapia Moreno, de 22; Miguel Ángel Flores Moreno, de 38. Estos dos últimos con residencia en la colonia Hacienda El Vergel.

También los acompañaba una joven mujer de 19 años, quien dijo llamarse Karina Macías, y una menor de edad, identificada sólo como Carla Carolina, de 17, ambas con domicilio en la colonia Celestino Gasca, de Escobedo.

El pasado domingo la banda de extorsionadores llegaron hasta el Bar el Huizache, ubicado en el camino a las Pedreras de Escobedo, donde pidieron la cuota, cuyo monto no se reveló. Tras obtenerla, pidieron unas cervezas y se retiraron a bordo de una camioneta Jeep Cheeroke con placas SKU 3909, del estado de Nuevo León.

Al ser notificada a la planta de radio de la Policía de Escobedo, de inmediato proporcionó los datos a las unidades en circulación, que se abocaron a la búsqueda, hasta detectar la unidad abandonada en las calles De los Geranios y Las Torres, donde los testigos les dijeron que los extorsionadores habían subido a una camioneta Blazer color arena.

La búsqueda se reinició, y finalmente los detectaron en una tienda de conveniencia donde también intentaban extorsionar a los empleados, sobre el Camino a la Pedreras.

En un rápido operativo, los policías de Escobedo los sitiaron y conminaron a entregarse, ante lo cual los maleantes, temerosos de ser repelidos a balazos, se entregaron. No portaban ningún arma.

Todos los integrantes de la banda fueron turnados al Ministerio Público para integrar la averiguación, en tanto que la menor fue llevada a la autoridad correspondiente.